Corazón de metal

"Marvel Gold. Iron Man 1: Nace Iron Man", Stan Lee, Larry Lieber, Jack Kirby, Don Heck, Steve Ditko (Panini Comics)


“En las cabeceras y páginas centrales dedicadas a la crónica rosa y social, figura siempre como Número Uno el multimillonario inventor al que todas las mujeres persiguen. Se trata, claro está, de Anthony Stark, al que los más cercanos (especialmente las damas) llaman Tony. Su fortuna se estima en varios millones de dólares, montañas de billetes que han sido ganadas gracias al talento de este creador único. Gracias a él, nuestro país, los Estados Unidos de América, puede dormir tranquilo todas las noches, porque sabemos que sus armas de defensa nos protegen. Pero esta redactora se pregunta una y otra vez: ¿Quién es realmente Tony Star? ¿Qué se esconde tras el playboy frívolo?…”

Este podría haber sido el encabezamiento de cualquier texto alusivo a este personaje que nace en un Universo Marvel en plena expansión. La inventiva mente de Stan Lee estaba acelerada al máximo y tras dar nacimiento, junto a los talentos de Jack Kirby y Steve Ditko, a varios personajes, se planteó la posibilidad de llevar a las viñetas las aventuras de un tipo al que le rebosaba el dinero por la orejas, admirado por todos, pero que, debido a un terrible suceso, su vida iba a tener una faceta secreta.

Y qué mejor que aprovechar un viaje a un país asiático para poner ante los pies del protagonista una letal mina que, tras explotar y matar al resto del grupo que le acompañaba, lo deja débil, herido, y con un corazón amenazado por la metralla que se dirigía, inexorablemente, hacia él.

Atrapado por el malvado Wing Chu, será obligado a construir armas para su ejercito. Lo que éste villano desconoce es que el talento de Stark se pone al servicio de sí mismo, y con la ayuda de otro recluso, el profesor Yinsen, logra construir una placa para su pecho que, una vez cargada con la bendita electricidad, hace que evite su muerte.

Una cosa lleva a la otra y para la fuga, mejor que una lima, el dúo de inventores, crea una armadura repleta de gadgets. Los fuertes pasos de este ser se escucharon por todo el campamento, hasta que sus habitantes contemplaron boquiabiertos a aquel titan de hierro, ¡un auténtico Hombre de Hierro!

Y aquí comenzaron, justo en el número 39 de la publicación “Tales of Suspense”, las aventuras de Iron Man. Situadas en plena Guerra Fría, en sus primeras peripecias, el hombre tras la máscara de hierro se va a enfrentar a inusuales y coloridos enemigos: Tipos como Gargantus, que domina con mano férrea la ciudad de Granville; las temibles maquinaciones que lo llevan a conocer a un villano llamada Doctor Extraño (nada que ver con el Sr. Stephen…); un tipo, el Actor, que cambia de cara como de chaqueta, y que le pondrá las cosas difíciles al protagonista; un apresurado viaje al Inframundo, donde le espera la reina del lugar, Kala, que tiene en su mente planes de dominación de la superficie y ¡si, amigos! Un salto al pasado más remoto, concretamente al Egipto de los faraones, en el que luchará contra las tropas romanas y conocerá, nada más y nada menos que a la cautivadora Cleopatra…

¿No esta mal como entrante, verdad? Pues agarraos el cinturón, ya que el periplo de este héroe, que se convertirá en uno de los más seguidos de la Casa de las Ideas, sólo acaba de comenzar. Seremos testigos del cambio y mejora de la armadura que lo protege. La aparición, directo de la Madre Rusia, de la Dinamo Carmesí, el gélido y letal toque de Jack Frost, el caluroso toque de El Fundidor,  o cómo el poder de Mister Muñeco está a punto de vencer al héroe, la historia en el que el protagonista se enfrentará a cierto mutante alado y la aparición de uno de sus enemigos más letales, el siniestro Mandarín…

Curiosamente, en estas páginas seremos testigos de la aparición de dos villanos que, con el tiempo se convertirán en adalides de la justicia dentro del Universo Marvel. Un remedo de la esquiva Mata Hari llamada Natasha Romanoff, a la que todos conoceremos como Viuda Negra y Clint Burton, el hábil arquero bautizado como Hawkeye.

Un volumen este que reúne toda la primera etapa del personaje bajo la cabecera Tales of Suspense, con argumentos de Stan Lee que luego desarrollaron en guion su hermano Larry Lieber, Robert Bernstein, N. Korok y Al Hartley, poniendo al personaje frente a situaciones de lo más inesperadas, de las cuales solo podría salir gracias al talento y la armadura de Iron Man. Todo ello llevado a la viñeta por el inconmensurable arte de Jack Kirby, Don Heck y Steve Ditko. ¡Una tríada de talento!

 

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


− 8 = uno

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD