La vida del otro

"Esos días que desaparecen", Timothé Le Boucher (Dibbuks)

Lubin Maréchal es un joven acróbata. Su existencia transcurre entre los entrenamientos, las farras con sus amigos y compañeros de espectáculo, y la relación con su novia, Gabrielle. De repente, en medio de uno de sus números, sufre una aparatosa caída sin más consecuencias. Pero, a partir de ese momento, el protagonista comenzará a olvidarse de cosas, deja acudir a importantes citas. Lo achaca al despiste o cansancio, pero cuando comprueba el calendario ve con sorpresa, y algo de preocupación, que hay días de su vida que no recuerda.

Si al principio lo achaca a la caída y golpe, poco a poco se dará cuenta, sobre todo gracias a los que lo rodean, de la existencia de otro Lubin. Este reflejo es más serio, inteligente y aplicado. Tanto, que en poco tiempo logra estudiar y conseguir un bien remunerado trabajo. Gracias al portátil, la comunicación resulta fluida al principio, llegando los dos hombres a una entente cordiale con la que poder desarrollar las dos vidas. Pero, poco a poco, y sin que los consejos de una psicóloga ayuden demasiado, la balanza se va inclinando hacia la parcela de ese otro, el doppelganger del que cada día descubre cosas nuevas y que está tirando de una invisibles riendas, tratando de que la vida de Lubin, el original, sea lo más mínima posible…

¿Te has sentido alguna vez arrepentido de alguna decisión, o has pensado que tal vez un cambio de pensamiento o comportamiento te hubiera llevado por un camino diferente en tu vida? El protagonista de este absorbente relato lo va a experimentar, sufrir en primera persona, ya que con el tiempo, los días se le escurrirán entre los dedos como el fino contenido de un reloj de arena. Se verá atrapado en una carrera en que su oponente lleva las de ganar, ya que le ha sustraído su propia existencia.

Timothé Le Boucher, el joven autor galo de este cómic, nos plantea una apasionante historia que parte de lo cotidiano, la vida de un joven sin demasiadas expectativas y que se  va transformando por culpa de ese reflejo en el espejo que terminará convirtiéndose en un molesto inquilino de su propio cuerpo, haciendo que Lubin tenga que ver como los rostros conocidos de sus amigos, su novia y su propia familia se vayan desvaneciendo en esos días que pierde irremediablemente.

Con un estilo fuertemente influenciado por el manga japonés y una narración totalmente occidental, Le Boucher realizó sus estudios en la Escuela Superior de Imagen de Angouleme, y tanto en su faceta como dibujante y autor completo (“Jo, champion de foot”, “Skins Party”, “Le Patient”, “Les Vestiaires”…) ha obtenido el beneplácito de los lectores, tanto que este cómic ha sido adaptado a la gran pantalla por el realizador Jonathan Barré.

“Esos días que desaparecen” es una de esas lecturas que, una vez comenzadas, te atrapan y no puedes dejar hasta llegar al final, y que con el buen criterio que la caracteriza, la editorial Dibbuks ha incluido en su magnifico catálogo.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


ocho × 9 =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD