A través de su mirada

"Paranoia Star", Suehiro Maruo (ECC Ediciones)


Abres los ojos y sabes que no estás despierto. Hace calor y las moscas revolotean junto a ti, posándose de vez en cuando en tu cuerpo. Te levantas y andas, como un sonámbulo. Esa habitación en la que estás se parece mucho a tu dormitorio, pero no es el mismo. Hay algo, un ruido de fondo que acompaña a la escena, como una lejana sirena que parece presagiar que algo ominoso va a ocurrir, machacando tus oídos. Te vistes y sales a la calle, ese lugar que no reconoces. ¿Dónde estás? Aunque te cruzas con gente, su roce es como una pequeña descarga eléctrica que te hace volver la cabeza cada dos por tres. Tienes sed, sudas mucho y tu corazón va a cien, desbocado ante la extraña situación. Es entonces cuando ves la palabra. Esta escrita en una pared, un deforme grafitti que parece estar hecho para que solo tú lo veas. No comprendes su significado, pero te atrae como si fuera un neon luminoso. “Eroguro”. Esa palabra hace que en tu cabeza se despierten ecos de momentos no vividos, terrores que se esconden en los lugares más inesperados, otros mundos muy parecidos a éste en el que te encuentras, músculos que palpitan, al ritmo de la circulación de la sangre. Y ves a ese hombrecillo, un anciano vestido con un kimono tradicional japonés que te saluda y se interna en un callejón, una mera hendidura entre dos edificios. Te diriges como un zombi hacia él y lo sigues. El anciano vuelve la cabeza de vez en cuando y esboza una misteriosa sonrisa. Estás tan ensimismado que no te das cuenta de que la calle se estrecha más y más, casi rozando tus hombros y, de pronto, el hombre se detiene, se enfrentan a ti y extiende la mano derecha. Miras su palma y allí está, de nuevo, la palabra: “Eroguro”.

La experiencia de leer un manga creado por Suehiro Mauro no esta abierta a todo tipo de lectores, hay que tener una especial disposición para lanzarse de cabeza a estas historias contenidas en el nuevo volumen publicado por ECC. Relatos extraños, absorbentes y que en más de una ocasión harán que tengamos que detenernos y desviar la mirada, pese a la belleza del trazo del Maestro del Eroguro, ese género del manga que mezcla erotismo, gore, violencia.

En “En Paranoia Star”, Maruo nos lleva de la mano a un Shangai en el que seremos testigos del extraño robo de un diamante, un objeto tan deseado como peligroso. La obsesión de un joven, que vive rodeado de ruidos, crujidos, golpes, y solo encuentra el placer sexual en una reproductor de cassettes… ¿Hombre o maquina? Debido a unos supuestos acúfenos conocerá su verdadera naturaleza. La muerte está siempre en la cabeza del protagonista, tanto que terminará por alistarse, pese a las reticencias de sus padres, en el ejército alemán, experimentando su horror en primera persona. Apuntes biográficos sobre el pasado del autor, la locura de su madre, la ausencia de un hermano, las constantes revisiones de la enfermera, esa sangre extraída y las lombrices… Una distopía en la que Maruo narra lo ocurrido cuando Japón, el País del Sol Naciente, ganó la Segunda Guerra Mundial, instantáneas de lo que pudo haber sido y no fue. La poesía de la locura, un muchacho que toca la flauta, tres notas que desgarran la mente del protagonista.

Abres los ojos, te agarras a las sudadas sábanas, sin saber si ya has despertado o no. Sobre la mesita de noche reposa un ejemplar de Paranoia Star…

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


7 + cuatro =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD