Te quiero, gordita

"El gran libro Yum Yum", Robert Crumb (Ediciones La Cúpula)

Esta es la historia de dos jóvenes, Robert y Ogden.

El primero quedó encandilado en el mismo momento que conoció a Dana, y como en aquellos tiempos no es que le sobrara el dinero, pensó y pensó de qué manera podía declararle su amor a la chica. Flores, una invitación para cenar… Todo quedó descartado ante una idea, pensó Robert, genial. Dibujaría una historieta, un cómic, en el que narraría una historia de amor y con ella encandilar a la muchacha, con la que estaba dispuesto a casarse…

Este joven dibujante no era otro que Robert Crumb, el conocido por méritos propios como el “Padre” del tebeo underground norteamericano. A estas alturas lo conocemos de sobra, su personalidad, sus manías y pensamientos, en parte debido a esa afición suya por regalarnos cómics autobiográficos (“Mis problemas con las mujeres”) en los que nos ha contado con ese humor tan cínico marca de la casa sus mil y una peripecias junto a las féminas, entre otras muchas cosas.

En “El gran libro Yum Yum” encontramos a un Crumb primerizo, que aún no ha alcanzado la excelencia gráfica a la que nos ha tenido acostumbrados durante toda su carrera y que nos narra, en forma de cuento, una historia de amor. Pero tranquilos, que no vais a morir ahogados por el posible tono azucarado de la historia, ya que el joven artista ya dejaba aquí y allá alguna que otra “pildorita” de las suyas, leves rasgos que luego serían muy identificables en su obra, la crítica social, a los estamentos y los “grupos sociales” de moda en aquellos lejanos tiempos de los años setenta, que ya habían dejado atrás a la generación beat.

Pero no, no me olvido del otro protagonista de esta historia, de Ogden.

Él es una rana, un estudiante mediocre, inadaptado, que no termina de encajar en ninguna parte, ni siquiera junto a sus compañeros de estudios, y cuando trata de ponerse a su altura, termina haciendo algo imperdonable, un hecho que, curiosamente, le abrirá una mágica puerta a otro mundo, un paraje lejano, salvaje, inhóspito en el que el joven batracio será feliz por primera vez en su vida.

Pero claro, pese a estar rodeado de todo lo bueno, la soledad pesa como una losa, así que llegará en momento en el que el apesadumbrado ser volverá a hundirse en sus pensamientos depresivos. Y es justo entonces cuando aparece la esperanza en forma de mujer, una rotunda joven que hará que el corazón de la rana vuelva a latir con fuerza de nuevo…

Pero claro, en una historieta de Crumb, por mucho que surja el amor, las cosas no va a ser tan fáciles y los protagonistas no terminarán comiendo perdices a la media hora, ya que la arrebatadora pasión amorosa de Ogden no es correspondida por la mujer. Todo lo contrario, ya que ésta lo ve más como un manjar que llevarse a la boca.

Más no temáis, ya que al final la magia actúa de forma inesperada y la cosa no terminará con una digestión de ancas de rana.

¿Habrá esperanza para el amor entre Ogden y la descomunal Guntra?

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


nueve − = 5

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD