Regreso al pantano

"La Cosa del Pantano: Santos con pies de barro", Len Wein, Tom King, Mark Russell, Jason Fabok, Kelley Jones, Frazer Irving (ECC Ediciones)


Cuando se va uno de los grandes de la viñeta, en este caso de los comic-books norteamericanos, es de recibo ofrecerle un merecidísimo homenaje. Y es el caso del guionista Len Wein, que dejó su imperecedera huella en multitud de colecciones, tanto de DC como de la estimada competencia. Pero, si hay una de sus creaciones que ha encontrado su lugar entre los cientos de personajes del Panteón DC es, sin duda, La Cosa del Pantano. Protagonista de historias de tono terrorífico, junto a otro grande, Berni Wrightson, la dramática historia de Alec Holland nos golpeó a todos los que la leímos en la lejana edición de Toutain, con aquel blanco y negro que se salía de las páginas para golpearnos en la retina.

El tiempo pasó, y todos conocemos que la mano de otro genio se posó sobre el personaje, que por aquel entonces no pasaba el mejor de sus momentos, creativamente hablando, y lo sumergió en una saga que nos provocó escalofríos, “American Gothic”. Solo Alan Moore supo darle esa vuelta de tuerca a las peripecias de este habitante de los pantanos, enfrentándolo al terror más primigenio, y dándole una razón para vivir, ya que dentro de esa estructura vegetal, descomunal, que es su cuerpo, existe un corazón que en su momento latió apasionado por el amor de Abby Arcane…

En este volumen titulado “Santos de pies de barro”, DC Comics y, por ende, ECC, realizan un sincero homenaje al personaje y a su padre creativo, Len Wein. Y lo hace contando, en primer lugar, con la aportación del que considero que es uno de los mejores guionistas del momento. Creo que nadie pondrá en duda esta afirmación tras leer (por si no lo ha hecho ya) su obra: “El sheriff de Babilonia”, “Omega Men”, “Grayson”, “Batman”, “Mister Miracle”… son solo algunas de los cómics en los que ha posado su talentosa mano. Y en esta ocasión nos regala, junto al dibujante Jason Fabok (“Detective Comics”, “Justice League”…) un relato que no por corto es menos grandioso y genial, quedando ya entre lo mejor que se ha narrado sobre este personaje, y que da título al tomo.

La Cosa del Pantano carga con un chiquillo en medio de una terrible helada que lo llevará en un camino sin destino, padeciendo los rigores del frío que lo van anulando poco a poco y, sobre todo, defendiendo al chaval de los multiples peligros con los que se van a encontrar a lo largo del periplo. ¿Puede morir el verdor? Esta y otras preguntas serán contestadas en esta historia en la que el protagonista será llevado hasta el límite de sus fuerzas, al borde de la existencia, del que no podrá salir hasta que no descubra la verdad sobre lo que ocurre a su alrededor…

Como segundo regalo que contiene este volumen, la última historia escrita por Wein. Incompleta y sin diálogos (que se incluyen en el posterior guion) nos encontramos con el encuentro del autor con un dibujante, discípulo de Wrightson, que también ha sabido llevar a las viñetas el universo más oscuro de la editorial DC. Se trata, claro está, de Kelley Jones (“Deadman”, “Batman: Lluvia roja”…), que en esta caso ilustra una aventura de La Cosa del Pantano, que deberá unir fuerzas con El Caballero Oscuro contra el villano Solomon Grundy.

Y el tomo se cierra con una historia de amor, breve, pero muy intensa: El corazón de la Cosa del Pantano se encuentra vacío desde que Abby ya no está junto a él, así que la aparición de Terri Farms hace que la esperanza surja de nuevo. Pero, claro está, las cosas nunca van a ser fáciles para el habitante del pantano, y las maquinaciones de cierta oscura corporación van a hacer que lo que se prometía como una romántica cena tome un cariz más dramático. La historia viene firmada por el dúo formado por Mark Russell y Frazer Irving.

Si nunca habéis leído nada sobre el personaje, este volumen os hará querer saber más sobre su historia. Para todos los que lo conocemos y amamos, es un ladrillo, genial, en su ya larga historia.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


9 × dos =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD