Inocencia interrumpida

"Una mujer de la Era Showa", Ikki Kajiwara, Kazuo Kamimura (ECCComics)


El devenir de una familia puede venir marcado por varios factores: Enfermedades, trabajo (falta de él), situación económica, sentimientos… Pues bien, trasladémonos al año 1945, Era Showa en el calendario nipón, con un país al borde del abismo debido a sus alianzas políticas exteriores y, sobre todo, su activa participación en el segundo conflicto bélico que sacudió al mundo y que tanto lo marcaría en un futuro.

Esta familia en particular, los Takano, está formada por Kiôko, ex geisha, mujer de singular belleza; Sôsuke, su marido, que pertenece a un partido que aboga por una corriente neofascista y de vuelta a las tradiciones japonesas, que siempre se ve envuelto en situaciones violentas. Y para terminar, la pequeña e inocente, Shôko, una hoja en blanco que aún no ha sido mancillada por la terrible realidad que la rodea.

La busca y captura por parte de la policía del cabeza de familia será el detonante de toda la tragedia que será compañera de viaje de la niña durante el resto de la historia, ya que su madre es arrestada y sometida a las más crueles vejaciones y torturas por unos sádicos agentes de policía. Sin obtener información suya, la dejan en libertad, convertida en una vagabunda. Enferma, pasará poco tiempo para que la soledad acompañe a Shôko, que se encuentra de pronto, desvalida, en un mundo peligroso, rodeada de prostitutas ávidas de dinero, ladronzuelos y otra gente de mal vivir…

Tan solo la bondad de un par de mujeres de la calle la salvarán, in extremis, de un destino cruel, aunque pagarán un alto precio por ello. Pero La niña ya ha empezado a madurar y se convierte, gracias a su habilidad con los cuchillos, en una oponente formidable que, con el tiempo se cobrará una justa venganza contra una madam, ya convertida en jefa de una panda de golfillos callejeros.

Y de ahí a un reformatorio, lugar en el que las chicas eran tratadas como animales, con un estamento en el que te convertías en juguete de las reclusas más jóvenes, que esperaban como agua de mayo la llegada de las nuevas chicas, cuya mayoría caían en sus lascivas garras.

Pero la Shôko que ingresa en este lugar ya es otra, nada que ver con la niña que dejó atrás su hogar. Es rápida, letal y poco a poco se hará con el control del lugar, poniendo de rodillas tanto a profesores, entre ellos uno con ínfulas literarias al que apodan “La Babosa”, como a las chicas más problemáticas, que nunca olvidarán el paso de la muchacha por el lugar.

El destino hará que se vuelva a reunir con alguien al que creía perdido para siempre, pero el rencor que guarda en su corazón es demasiado grande para admitir que alguna vez le quiso, así que su actitud hacia esa persona es de total frialdad. Mientras, como si de un bello cisne se tratara, la niña se transformó en joven y de ahí, a una hermosa mujer de piel blanca como el mármol.

Piel que admirarán sus futuros clientes, ya que como si cumpliera con una tradición, Shôko terminará convirtiéndose en una admirada y deseada geisha.

Y justo aquí termina la historia de este personaje, interrumpida por el fallecimiento de un genio del manga japonés, Kazuo Kamimura, que hizo suya la historia del guionista Ikki Kajiwara, y con la maestría que lo caracterizaba, narra en imágenes, con un estilo único (no por nada era llamado el pinto ukiyo-e de la Era Showa). Los que conocemos y disfrutamos de su obra estamos de suerte, de la que ECC ha publicado “El club del divorcio” (tal vez uno de sus mangas más admirados)  y “Historia de una geisha”, y que junto a otro maestro del cómic nipón, el guionista Kazuo Koike, creó a un personaje icónico, que incluso fue homenajeado por Quentin Tarantino en su “Kill Bill”, Lady Youngblood.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


7 − dos =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD