Ronin errante

"Usagi Yojimbo: Ladronas y espías", Stan Sakai (Planeta Cómic)


A este conejo, ex samurai, siempre lo vamos a encontrar al borde del camino, en senderos que lo llevan a lo largo y ancho de ese Japón ya tan lejano en el tiempo, poblado por shoguns, guerreros con un estricto código de honor y una gran variedad de delincuentes.

Pues bien, como no podía ser de otra manera, el padre de la criatura, un genio de las viñetas llamado Stan Sakai, lo va a colocar ante una y mil peripecias por esa “costumbre” que el ronin tiene. Y es que no puede pasar impasible ante un problema, si alguien es atracado, vejado o maltratado, Usagi tendrá que intervenir para defenderle.

Su manera de ser le ha granjeado muchos enemigos, la mayoría ya han mordido el polvo, ejecutados por la afilada hoja de la catana del conejo, pero también cuenta con la amistad (y hasta el amor) de muchas de las personas que se ha encontrado a lo largo y ancho del camino.

En las cinco historias contenidas en este tomo, ¡el 30 ya!, vamos a acompañar a Usagi, que por casualidad se volverá a encontrar con la hábil y descarada ladrona Kitsune, que acaba de tener un “encontronazo” con la ex líder de los ninjas Neko, Chizo (que, claro está también tiene una historia con el conejo…). Ambas han intentado robar un mapa que oculta algo que implica al comercio de gingsen, un oscuro negocio.

En “El espadachín manco”, la venganza será el tema principal de la historia, que implica, como su título indica a un samurai que ha desarrollado una increíble técnica al haber perdido una mano por culpa del temible Te, al que busca hace tiempo para ajustar cuentas con él.

El hombre es un ser que puede ser el ejemplo de la estupidez más supina. Como muestra un botón, y en “La montaña distante” conoceremos el cruel destino que aguarda al jefe de la guardia de un señor feudal. ¿Y todo por qué? pues se os caerá la mandíbula cuando lo sepáis y, claro está, el papel de Usagi en todo este embrollo.

Japón siempre fue un país completamente aislado del resto del mundo, y para sus habitantes, la llegada de extranjeros (portugueses, españoles…) supuso un verdadero shock. En “El maestro de te”, Stan Sakai no nos ofrece una no muy buena imagen de uno de ellos, un tipo llamado Rodriguez que para demostrar su habilidad con la espada, implica al pacífico maestro de te Nobu. El resultado será de lo más dramático y Usagi ajustará cuentas con el tipejo.

Y para terminar este tomo, otra muestra de las costumbres y creencias del pueblo nipón en el Japón feudal, en el que se acordaban las bodas entre jóvenes sin que ellos se conocieran previamente, con la consecuente tragedia que este hecho provocaba, y del que Usagi será testigo directo.

Stan Sakai nos educa a todos aquellos que amamos este género, siendo cronista de una época, ritos y diversos objetos que ya se han perdido debido, sobre todo, a la occidentalización del pueblo japonés. Y lo hace de una manera amena, habiendo logrado que este cómic que mezcla sabiamente aventura, humor y drama, se haya convertido en un auténtico clásico.

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


7 + nueve =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD