¡Muere, mutante, muere!

"Dios ama, el hombre mata", Chris Claremont, Brent Anderson (Panini Comics)


Cuando hablamos de novela gráfica, la mayoría podemos pensar en ese fenómeno editorial que nos ha traído magníficas obras como el “Arrugas” de Paco Roca, por poner un solo ejemplo. Historias autobiográficas, la mayoría con un alto componente dramático, relatos sobre enfermedades, abusos, malos tratos, discriminación por la tendencia sexual…

Pero, si viajamos en el tiempo descubriremos en qué momento nació este formato. Sí, porque en su encarnación primera y original, la “novela gráfica o “graphic novel” nace en el seno de La Casa de las Ideas, léase Marvel Comics, la gran editorial con la que muchos nos hemos criado, siendo testigos de las aventuras de sus superheroicos personajes.

Año 1982, los gerifaltes de la editorial quieren crear una línea que sea más adulta, que trate otros temas que se salgan de las coloridas peripecias de los tipos que visten capas y mallas, huyendo del temido Comic Code. Comandados por el férreo, pero tremendamente innovador, Jim Shooter (editor en jefe por aquellos años) nace esta línea de novelas gráficas. Y para romper el hielo, qué mejor que narrar una historia protagonizada por el grupo de héroes más popular del momento y, claro está, hacerlo con el guionista que los rescató del olvido, llevándolos a protagonizar sus mejores aventuras: ¡La Patrulla X!

Se trató, para el que no lo sepa, de Chris Claremont. Ahora solo faltaba un dibujante a la altura, entre cuyos nombres se barajaron los de otro gran clásico de la editorial, John Byrne. Y como descubriréis dentro de los jugosos extras que nos regala este volumen, finalmente el elegido fue Neal Adams, que también tenía un brillante pasado con el grupo de mutantes. Pero a veces la perfección no es suficiente, y según sus propias palabras, algunos problemas editoriales hicieron que abandonara el proyecto (pero no desesperéis, ya que vais a ser testigos de lo que pudo haber sido la historia en sus manos, gracias a las seis primeras páginas que llegó a dibujar y que forman parte de los extras). Tocaba entonces buscar a un sustituto a la altura del que se había marchado, y es justo ahí cuando entra en escena Brent Anderson, cuyo estilo estaba fuertemente influenciado por el de Adams.

El resto es historia.

¿Y que nos narra este singular tandem artístico? Pues, en resumidas cuentas, la campaña de odio y miedo que el reverendo William Stryker lanza contra todo mutante vivo, convirtiéndolos en objetivo de las masas enfurecidas ante lo desconocido. El ex militar pone en su boca los versículos de la biblia y los arroja como cuchillas contra estos seres, que no pueden evitar su condición, y a los que todos conocen como Homo Superior.

Pero eso no es todo, ya que bajo toda esta campaña, hay otras mucho más letal, comandada por Anne, mano derecha de Stryker y líder de los peligrosos Purificadores, una horda de perros de caza que persiguen y matan mutantes sin piedad, lo que hará que el grupo que Charles Xavier reunió tenga que enfrentarse a ellos.

Y es que Stryker tiene un malvado plan, obsesionado por sus propios y dolorosos recuerdos, logrará poner en ridículo a Xavier en un enfrentamiento televisivo, mera artimaña para poder raptarlo y, tras una temible sesión de tortura, convertirlo en su arma definitiva contra a aquellos que más odia…

La situación para el grupo es de los más peligrosa, estando a punto de quedar a la merced de los Purificadores. Pero es entonces cuando entra en escena alguien que tiene dos o tres palabras que decirle al reverendo y no está dispuesto a que se masacre a su “pueblo”.

En esta magnífica obra, Chris Claremont nos habla del miedo hacia lo que desconocemos, el racismo exacerbado por las palabras de un desquiciado y despiadado líder. Y, si nos fijamos, por desgracia, son lacras que siguen anidando en la sociedad actual. No hay más que poner el telediario o leer las noticias para ver cómo se trata a los refugiados que huyen de la guerra, o la forma en que se impide que, aquellos que viajan en frágiles pateras, arriben en los puertos…

Una obra esta que, por méritos propios, se ha convertido en un clásico moderno y que Panini Comics reedita en una versión definitiva, repleta de entrevistas a los autores, galerías y portadas inéditas.

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


dos + = 5

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD