Las dos caras de Stephen Strange

"Marvel Gold Dr. Extraño 2: ¡Saluda al Maestro!", VV.AA. (Panini Comics)


Si el anterior, y primer volumen, que recoge las aventuras del Hechicero Supremo, llevaba sobre sí la imborrable firma gráfica de uno de sus creadores, el recientemente desaparecido Steve Ditko, en este segundo, en el que un nuevo equipo creativo tomó las riendas, destaca sobremanera el arte del Gran Gene Colan.

Pero no adelantemos acontecimientos, ya que entre las dos etapas, muy importantes para el personaje, hubo un curioso “nacimiento”. Y fue el de la propia cabecera protagonizada por el Dr. Extraño, ya que hasta entonces, sus peripecias habían estado narradas bajo el título de “Strange Tales”, donde alcanzó la fama gracias al talento de su padres originales, Stan Lee y Steve Ditko. Al segundo le debe mucho, por no decir casi todo, ya que el personalísimo estilo del autor hizo, y ha hecho con los años, que aquellas dimensiones en las que el mago combatía contra impías criaturas y malvados villanos permanezcan grabadas en nuestras retinas a fuego.

Pero como decía, continuando la numeración de “Strange Tales”, la ¿nueva? colección del buen doctor comenzó en el número 169, y en él, a modo de remake, sus nuevos autores, el guionista Roy Thomas, junto al dibujante Dan Adkins, nos vuelven a narrar el origen de este famoso cirujano, que ciego por el éxito, termina dentro de su destrozado coche tras un grave accidente. En él perderá el pulso necesario para seguir ejecutando las operaciones que el han dado fama y dinero, por lo que, pasado, el tiempo, y casi en la indigencia, la casualidad hará que conozca la existencia de un Anciano que parece poder curar sus males… 

Y justo ahí comenzó la saga del Dr. Extraño, poseedor de profundos poderes místicos y objetos que lo ayudarán en su lucha contra las amenazas sobrenaturales.

Pero justo al principio de este volumen encontramos a un protagonista triste y taciturno, ya que ha perdido la compañía y el calor de su pupila preferida, Clea, a la que le unen sentimientos que van mas allá de la simple enseñanza de las Artes Místicas. Y no hay nada mejor para recuperar la confianza en uno mismo que un reto, y este vendrá de la mano de uno de los archienemigos del protagonista, el amo del mundo onírico, Pesadilla, que pretende atacar a El Anciano.

Decidido por fin, hará todo lo posible para recuperar a su amada. Y para ello recluta a una joven británica, Victoria Bentley y juntos viajarán al Mundo Astral, donde se van a encontrar con una de las mayores amenazas, el supremo enemigo del Doctor… ¡El innombrable Dormammu!

Y así comienzan las peripecias, aventuras del Doctor Extraño, una colección en la que, en su número 172 recibe con las puertas abiertas a uno de los grandes dibujantes de todos los tiempos en la Casa de las Ideas, Gene Colan. Tras unos tal vez demasiado clásicos Dan Adkins y Tom Palmer, Colan apareció como un soplo de aire fresco en unas páginas en las que, entintando al principio por un titubeante Palmer , con el paso del tiempo, llegarían a convertir a esta etapa en un clásico de Marvel.

Gene Colan aportó fuerza y originalidad en sus propuestas gráficas, rompiendo con el clásico orden de las viñetas, sus páginas son un deleite visual para el lector y, en un claro homenaje a Will Eisner, compone los títulos de las diferentes historias de manera harto original. El extremo realismo del rostro de sus protagonistas, y su particular visión del Mundo Astral y las otras y peligrosas dimensiones por donde viaja el protagonista (donde rompió del todo con la “version” de Ditko) hicieron que la calidad de la colección subiera varios puntos. El dibujante supo dar esa oscuridad y ambiente necesario a una colección que se diferenciaba del resto de las publicadas por Marvel.

Pero en aquellos años, finales de los sesenta y principio de los setenta, se vivió una auténtica crisis en el mercado de los comic-books, por lo que las aventuras del Mago Supremo (y sobre todo las ventas del tebeo) estuvieron a punto de ser canceladas en varias ocasiones (como finalmente, y por desgracia, sucedería), por lo que Roy Thomas, el guionista del título decidió dar un peligroso golpe de timón y hacer un cambio radical en el personaje (tal vez demasiado).

Y es que, tras la letal lucha contra Asmodeo y el Culto del letal Satanish, Stephen Extraño decide que a partir de entonces, cada vez que se convierta en su alter ego, llevará máscara, dándole un aspecto más superheroico, que Gene Colan supo retratar con la genialidad que lo caracterizó.

Dormammu, su hermana Umar, Pesadilla, Asmodeo, Satanish, Tiboro, Ymir y Surtur… Estos serán algunos de los enemigos (algunos de ellos, letalmente recurrentes) que vais a encontrar en las páginas de este segundo volumen, en el que tras la temida cancelación de la colección en el número 183, pasará por varias cabeceras (“Submariner”, “The Incredible Hulk” y “The Defenders”) hasta que, por fin, lograría un merecido hueco en “Marvel Premiere”…

Ahora tenéis la impagable oportunidad de recuperar aquellas aventuras de un personaje que ha recuperado su fama gracias a la versión fílmica, en un tomo Omni Gold que viene acompañado por multitud de textos firmados por sus autores, además de galerías de portadas, páginas e ilustraciones inéditas.

 

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


7 + = dieciséis

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD