Cruce de caminos

"Un tipo duro", Jeff Lemire (Astiberri)

La acción de esta historia se desarrolla en el pequeño, y ficticio, pueblo canadiense de Pimitamon, nombre de la tribu india Cree al que hace referencia el título de esta reseña. En él vive (o tal vez debería decir malvive,) Derek Oulette, ex jugador de hockey con un pasado, y presente, marcado por la violencia. Su estado de ánimo es siempre el de un polvorín que está a punto de estallar, agravado por una malsana afición a la bebida, que lo lleva siempre a meterse en problemas.

Su monótona existencia se reparte entre freír huevos en un restaurante, beber en el bar y dormir la mona. El crujido de sus pasos en la nieve lo acompañan como una gris sinfonía, que lo lleva a rememorar el pasado, aunque el dolor siempre regrese al echar la vista atrás.

Todo cambiará desde el instante en el que una chica regrese al lugar. Se trata de Bethy, la hermana del protagonista que, después de años desaparecida para los suyos vuelve, huyendo de los puños de su novio maltratador, un tipo poco recomendable.

Los hermanos tienen pocos recuerdos que compartir, y la mayoría son harto dolorosos, ya que componen un cuadro que nos muestra a la perfección el por qué de sus comportamientos, y es la pesada herencia que cargan sobre sus hombros.

La situación se tensará al máximo y los protagonistas terminarán en una cabaña en el bosque, lejos de todo, enfrentándose a sus demonios y esperando la llegada del novio de Beth, que viene a ajustar cuentas. Allí se conocerán mejor, no solo sus pasados, sino su procedencia…

Decir que Jeff Lemire es uno de los autores de cómic más interesantes del momento es quedarse corto, tan solo hay que repasar los tebeos que escribe, y dibuja, en la actualidad para darse cuenta de la increíble capacidad y talento creativo del canadiense. En una faceta más comercia reparte entre las dos “Grandes”, “The Terrifics” (DC Comics) y “Sentry” (Marvel), y su obra más personal, con series y miniseries de creación propia, “Gideon Fall”; “Royal City”, y la nueva miniserie de “Hit-Girl” para el Millarverso, en Image Comics y, por si esto no fuera suficiente, en el sello Dark Horse, “Black Hammer: Age of Doom” y “The Quantum Age”… Impresionante.

Pero en esta historia, con un tono realista y cotidiano, se centra en demostrarnos cómo no solo se pueden heredar riquezas, bienes materiales, sino también el estigma de la violencia: En el caso de Derek, influenciado por un padre alcohólico (como él lo es en el presente), que lo empujó a dar lo peor de él en el deporte en el que destacaba, hasta que las cosas se salieron de madre.

Y Beth, la hermana, también perseguida por el recuerdo de una madre, pobre mujer golpeada, víctima de malos tratos (al igual que ella), que trató de hacer borrón y cuenta nueva con su vida y la de sus hijos. Pero el destino es, a veces, cruel.

Lemire, encargándose también en esta ocasión de los lápices,  aprovecha los recursos del cómic y página a página nos presenta la gris existencia de Derek, esos momentos en los que su mente retrocede y los recuerdos hacen que su mirada se congele, recuerdos en color rojo sangre, la de sus nudillos y los rostros magullados de sus víctimas.

Retrato de unos personajes condenados a repetir en sus vidas lo que más odian, pero ¿Quién sabe? Tal vez al final habrá redención para ellos.

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


6 × = cuarenta dos

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD