Mundo pulp

"Tomorrow Stories", Alan Moore, VV.AA. (ECC Ediciones)

Cuando un autor de cómics ha ascendido a ese Olimpo imaginario al que solo unos pocos pueden acceder, poco o nada le queda por demostrar. Pero el guionista británico Alan Moore, alma inquieta de los cómics, le propuso a Jim Lee antes de que llegara el nuevo siglo la creación de un sello editorial que homenajeara a aquellos ya lejanos, en el tiempo, cómics de la Edad de Oro.

Obviamente, si algo ha demostrado Lee a lo largo de los años de su carrera es poseer un fino olfato comercial, así que en menos que canta un gallo integró a American Best Comics dentro de Wildstorm, su línea dentro de la gran editorial DC Comics. Tom Strong, Promethea, La Liga de los Extraordinarios Caballeros, Top Ten… Estas fueron solo algunas de las cabeceras que, en un brutal tour de force, guionizó el bardo de Northampton.

Pero no serían las únicas, ya que de su genial manga de mago se sacó otro título, “Tomorrow Stories”, en el que homenajeaba a los tebeos pulp, con varias historias protagonizadas por diferentes personajes. El volumen publicado por ECC recopila aquellos geniales doce números que tan buenos ratos nos hicieron pasar, ya que una de las características principales de estos, además de los bueno de sus historias y dibujantes, es el humor, la socarronería con la que Moore nos habla de varios temas.

Hagamos un recorrido por aquel universo colorido.

Johnny B. Quick es un niño rubio con gafas, aparentemente poco amenazador, pero que dentro de su cabecita esconde un cerebro privilegiado. Él es un científico genial que aplica sus teorías a todo lo que le rodea, así que cuando una vaca padece terrores nocturnos, no se le ocurre otra cosa que crear un sol en miniatura; en otra de sus peripecias se verá acompañado por un policía, en busca de fotones “fuera de la ley”; el protagonista llevará la clonación hasta sus últimas consecuencias, con resultados imprevisibles; ¿Qué pasará cuando Johnny invente unos zapatos con los que viajar a través del tiempo?… Y así una serie de historietas dibujadas por el Gran Kevin Nowlan, en las que el desastre y lo inusual ocupa las vidas de los pobres habitantes del pueblo, mientras el jovenzuelo, con la cabezonería que le otorga su edad y genialidad, va haciendo de las suyas…

Ahora bajemos la luz e internémonos en los terrenos del noir, la crónica criminal, de la mano del misterioso defensor de Indigo City, Camisa Gris. Es una urbe donde el crimen campa a sus anchas hasta que este misterioso vigilante aparece para machacar a los que no obedecen la Ley. Sus casos lo enfrentarán a los más diversos villanos, o a confusas víctimas de amnesia, pasando por compartir peripecias con atractivas heroínas. Pero lo que más destaca de estas historias es el sincero homenaje que Moore y el dibujante Rick Veitch le hacen a uno de los grandes maestros de la viñeta, Will Eisner. La manera en que Veitch plantea visualmente cada historia, jugando con los elementos de la páginas (viñeta, diálogos, etc…) nos devuelve al mundo de Denny Colt, The Spirit, la más genial y conocida creación de Eisner.

Ya os dije que el humor forma parte muy importante de algunas historias contenidas en esta antología,  la muestra más clara de ello son las “aventuras” (por llamarlas de alguna manera) de una pareja de superheroes, First American y US Angel. Un tipo patriota, fuerte, atractivo y su sidekick, una rubia curvilínea y acróbata. Pero Moore no se va a quedar en la superficie, narrando historias que probablemente nos recuerden ya a otras, sino que aprovechado el cliché del “superhéroe” arremete contra, por ejemplo, los programas basuras de la televisión yanqui; o la nostalgia del pasado, haciendo un recorrido por los iconos de la historia de los USA; la propia industria de los cómics, sus eventos, lectores, creadores… El autor no deja a títere con cabeza, ni a los propios héroes protagonistas, él un tipo violento, machista hasta la médula y con pocas luces. Ella una cínica que aprovecha la situación y se deja llevar, e intenta sacar partido de las diferentes situaciones en las que se ve metida por el descerebrado de su compañero. Jim Baikie les dio vida gráfica.

Hablando de dar vida, Hilary Barta, con su estilo cartoonesco, crea a un héroe de la negritud, el simpar Salpicón Brannigan, que surge de un viejo bote de tinta cuando la joven dibujante, la Srta. Salvapantallas, consigue su primer trabajo profesional dentro de la caótica y arruinada editorial de cómics Kaput (el nombre ya lo dice todo…). Tras contarle su origen a manos de un dibujante, Mort Gort, que enloqueció, tendrán varias aventurillas juntos, donde una vez más el guionista se lo pasa pipa mofándose de, por ejemplo, los asistentes a las Comicon, esas convenciones multitudinarias. Parece que le segundo apellido del protagonista es “Problemas”, ya que en una exposición de artilugios científicos se encontrarán con su contrapartida limpia, prístina y blanca, con la que tendrá más que palabras…

Y como colofón, otro de los personajes que forman parte de este título, la etérea y sensual Telaraña, una heroína que se esconde tras la cara de Laurel Lakeland, que en su mansión se ocupa de vigilar que el crimen no aparezca en la ciudad. Lo hace junto a su ayuda de cámara, compañera de aventuras (y de lecho), la rubia Clarise.

El guionista, junto a la dibujante  Melinda Gebbie, nos lleva a un mundo de perversión, con historias en los que los antagonistas de Telaraña son tipos perversos y degenerados, como el inventor que transforma a chicas en sus muñecas. Pero hay mucho más, ya que gráficamente, Gebbie cambia de estilo con una versatilidad apabullante para llevarnos a otras épocas, como la infancia de la protagonista, o a un lejano planeta donde conocerá a unos extraños alienígenas danzantes, además de ver a la protagonista y a Clarise inmersas en plena psicodelia… Todo los relatos sazonados con un fuerte componente erótico, sugiriendo más que mostrando. Un tandem artístico que volvería a encontrarse (no solo en sus vidas privadas) sino en el cómic “Lost Girls”.

Si quieres conocer las “Historias del Mañana” las tienes muy a mano, tan solo abre este tomo y sumérgete en ellas. Te aseguro que vivirás una experiencia única.

 

 

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


cuatro × = 28

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD