La visión de Moore

"Wild Worlds", Alan Moore, VV.AA. (ECC Ediciones)

En la mayoría de las ocasiones, cuando el termino “comercial” se utiliza como calificativo, parece que se hace con una intención peyorativa, ya que los productos que están destinados para el consumo masivo carecen de calidad, o al menos eso es lo que piensan algunos puristas. Pero claro, en toda regla siempre hay una excepción (en este caso las hay a mansalva) y una de ella es la del guionista británico Alan Moore, que tras una larga carrera haciendo cómic “serios” (por llamarlos de alguna manera…) quiso demostrar que él también podían escribir tebeos comerciales, para que fuera consumido por el lector medio y que la obra no perdiera un ápice de calidad. Y lo hizo, vaya si lo hizo. Su entrada en el Universo Wildstorm fue espectacular, como ya quedó patente en su larga temporada llevando las riendas de los WildC.A.T,S. donde, tomando la premisa básica de sus creadores dio la vuelta a la colección y la llevó más allá, regalándonos una saga que ha quedado ya como un clásico moderno. Etapa ésta que, por cierto, ECC recopiló hace poco en un imprescindible tomo.

Pues bien, durante su estancia dentro de la “tormenta salvaje”, también realizó otros trabajos, breves la mayoría, que merecían ser recuperados. Dicho y hecho. El volumen que sostienes en tus manos incluye el resto de historias protagonizadas por personajes nacidos en este universo: Comenzamos con una poética visión del fin de todas las cosas, marca de la casa Moore, junto al dibujante Carlos D´Anda, en el que nos presenta a un Mr. Majestic, Majestros, ya anciano, pero todavía en plenitud de facultades. El avance de la “nada” más absoluta es imparable y, a bordo de una fantástica nave, él y los pocos supervivientes que quedan de toda la Creación, se embarcan en un viaje sin destino, aquejados la mayoría de una enfermedad que los consume. Pero, quién sabe, a lo de esta travesía, los sentimientos mas humanos afloran en estos seres alienígenas, demostrando que bajo sus armaduras y caparazones late algo. Tal vez el final sea el principio de algo…

Y cambiamos radicalmente de género. Nos vamos de viaje a la ciudad de la fiesta, el jazz, el misterio… Nueva Orleans. Priscilla Kitaen, más conocida por todos como Voodoo, miembro de los WildC.A.T.S., se tomó un tiempo de reflexión tras ciertos hechos ocurridos en su colección que, a estas alturas, ya todos deberíais conocer. Pues bien, su llegada a esta ciudad la introduce en una trama de misterio, un thriller fantástico en la que, sin proponérselo, tendrá un papel capital.

Alguien está asesinando a stripers. Sus bellos cuerpos son mancillados por docenas de cuchilladas y la policía no cuenta con suficientes pistas que indiquen el motivo de estas carnicerías. Mientras, Voodoo entra, casi por “casualidad” a trabajar en un local de striptease, el Midnight Lounge, gracias a la oportuna intervención de un tipo llamado Carrefour (evitad el chiste, por favor…). Y, como si estas cosas sucedieran así normalmente, es alojada por un trío de ancianos en una impresionante casa a las afueras de la ciudad.

Las fuerzas místicas que viven en la ciudad están librando una guerra secreta, intentando evitar que el Mal prevalezca, y para ello Priscila deberá unirse a sus filas.

Al Río y Michael Lopez acompañan en esta ocasión a Moore en este viaje en el que el vudú y sus ritos dejan enun segundo plano al género de superheroes. 

En Deathblow: Byblows, el escritor británico, más visual que nunca, disecciona las diversas personalidades de uno de los personajes que tuvieron más éxito en el Universo Wildstorm, Deathbow, un tipo que había participado en mil y un conflictos, duro, durísimo, y que en la actualidad se enfrentaba a seres inhumanos (vampiros, ente otros…).

Esta intrigante historia comienza en la superficie de un extraño planeta, de un curioso “huevo” tecnológico, surge una mujer. Sin tiempo para reaccionar es atacada por un ciborg con intenciones asesinas, enfrentamiento del que sale victoriosa, solo para encontrarse entonces con un curioso chaval, que viste unas ropas no menos llamativas…

¿Quién es esta mujer? ¿Cuál es su nombre? ¿Dónde se encuentra? Y, sobre todo, ¿Cuál es su relación con el Deathblow original? Todas estas preguntas serán contestadas a lo largo del misterioso periplo que la protagonista recorre, acompañada por los lápices del dibujante británico Jim Baikie.

Y para terminar en lo más alto, un regalo. Una historia perteneciente al número 50 de la colección de WildC.A.T.S., dibujada por el simpar Travis Charest y que nos muestra las consecuencias del descubrimiento de un traidor dentro del grupo (tranquilos, no voy a spoilearos quién es…).

Si sois completistas seguidores de la obra del guionista británico, este volumen debe ocupar un lugar prominente en vuestra biblioteca.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


dos + = 11

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD