Los peldaños hacia el Infierno

"Llegó la primavera núm.4", Kazuo Koike, Goseki Kojima (ECC Ediciones)

En su desgraciada existencia surgió un resquicio de esperanza, una pequeña luz que iluminó la sombra que atenazaba sus viejos y cansados corazones. Pero tan solo fue una tregua, un breve espacio que recordar, una imagen que mostraba que la felicidad es tan frágil como una hoja en otoño. Es por ello que los protagonistas de esta historia, Jirôbe y Tarôbe, decidieron tomar el sendero que los llevaría hacia el Hades, el Infierno más absoluto. Y lo hicieron con determinación, aunque en la mayoría de las ocasiones sus objetivos se vean truncados.

En este cuarto tomo de sus andanzas los encontramos en el camino hacia ninguna parte, donde se cruzan con una comitiva que conduce a una letal pareja de asesinos (hombre y mujer) hacia la ejecución de la pena por sus múltiples crímenes. Es tal el nivel de sadismo de sus guardias hacia los reos que la pareja de ancianos no puede evitar intervenir y liberarlos, con las temibles consecuencias que podéis imaginar y que, finalmente, tendrán que corregir de una manera u otra.

Antiguos shinobi y agente de la ley, los protagonistas se han convertido en vagabundos. El hambre les atenaza el estómago, y es por ello que Jirôbe quiere probar una teoría y se tumba en el centro de una de las calles más transitadas de la ciudad, a la espera de que alguna alma caritativa se haga cargo de su necesidad. Pero el resultado, aún cuando su compañero se le une, es totalmente fallido, ya que son ignorados como si de dos macetones se trataran… Tan solo en un último momento aparece Shizuka, una amable indigente que alimentará sus estómagos, además de darles calor en la fría noche.

Pero su camino infernal continúa cuando la mujer provoca a unos guerreros. Su objetivo es claro, como les confesará minutos después…

Algunas ideas que se les ocurren a los protagonistas son auténticas locuras, como la de construir un baño en medio de ninguna parte. Así lo harán, y cuando están disfrutando de su calor y piensan que nadie va a acudir, aparecen los problemas en forma de sanguinarios bandidos.

Para ganar algunos ryo (monedas) al orondo Tarôbe se le ocurre una, en principio, genial manera de timar a la gente. Se trata de una original manera de afilar las katanas, con la “ayuda” de la piel resecada de un sapo muerto. Lo que ellos no pueden imaginar en esos momentos es que se van a meter en la boca del lobo, ya que una grupo de shinobis (ninjas) requieren sus servicios y les presentarán a una misteriosa mujer que viste una armadura.

Totalmente desesperados y hambrientos, el dúo de protagonistas acepta dinero a cambio de ser golpeados, manera algo fallida de conseguir algo que no sea un cuerpo y cara amoratados…

Y así seguirá en su misión por “matar al día y quemar la noche”, un sendero sin regreso en el que, cada vez más, parecen acercarse a su objetivo.

El tandem artístico formado por el guionista Kazuo Koike y el dibujante Goseki Kojima no decepciona y mezcla con sabiduría el drama más intenso con momentos de humor desenfrenado, misterio, violencia que surge a borbotones y su pizca de erotismo. Claves perfectas que podemos encontrar a lo largo de toda su obra, que ha sido publicada casi en su totalidad en el magnífico catálogo dedicado por la editorial al tebeo japonés y que tan buenos ratos nos hace pasar.

¿Llegará por fin la ansiada primavera de la canción que da título a esta serie para los protagonistas de este manga? Su camino está cercano a concluir, y justo ahí conoceremos lo que les tiene deparado el destino.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


tres × = 3

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD