El viaje mágico de Said

"Allí donde van las hormigas", Michel Plessix, Frank Le Gall (Planeta Cómic)

Los días del pequeño Said pasaban en las calles de su ciudad, mientras él, con la curiosidad propia de su edad, se había impuesto una misión: Averiguar el misterioso destino de la caravana de hormigas que partía de la urbe hacia un lugar, una meta, totalmente desconocidos. Tal como el futuro que le esperaba al propio chiquillo, que de golpe y porrazo conocerá a el adusto Hapj, un anciano que lo llevará con él al inconmensurable desierto, donde va a vivir su aventura, una peripecia que nunca imaginó.

La vida da muchas vueltas, y la del protagonista va a cambiar radicalmente. De golpe y porrazo se va a convertir en pastor de un gran rebaño de cabras, ya que el viejo Hadj hace dos cosas antes de marcharse, dejarlo a cargo de éstas y confesarle que es su abuelo, al que no conocía…

Y pensaréis, “bueno, ¿eso es todo? ¿a esto se reduce la “aventura?” Pues no, ya que de entre todas las cabras hay una muy especial. Se trata de Zakia (sí, tiene hasta nombre) y la particularidad que la diferencia de sus iguales es que ella habla, y habla mucho. De hecho, tendrá largas conversaciones con el muchachito, que ya empieza a acostumbrarse a su labor de pastoreo.

Pero claro, surge el elemento discordante, y lo hace en la piel de su primo Kahil, un tipo listillo y aprovechado que cuando ve a tan curioso animal solo piensa en el beneficio propio, por lo que tras una primera visita, la segunda traerá con él una mochila de problemas, encarnados en el dueño de un circo ambulante, Zaubayini, con el que viaja también su joven hija, Abir.

Ellos serán los protagonistas de este cuento, esta mágica historia que nos traslada aun escenario propio de otros famosos relatos como “Alí Babá y los cuarenta ladrones” o “Aladino y la lámpara maravillosa”, aunque situado en la actualidad. Pero este tipo de historias son inmortales, da igual el periodo o épocas en las que se desarrollen, al final, tal como el curioso Said, encontraremos una moraleja, un toque de filosofía. La magia puede encontrarse en cualquier rincón y situación, y esta narración en forma de cómic es buena prueba de ello.

Y quién sabe, igual junto al periplo del muchacho conseguimos averiguar el destino de la caravana de insectos, que continúa sin parar, sin descanso alguno…

El dúo francés compuesto por los autores Frank Le Gall ( Theodore Poussin”) y Michel Plessix (“The wind in the willows”) componen al unísono una sinfonía detallista como el dibujo del segundo, que os invita a sentarnos y disfrutar de las espectaculares páginas, auténticas joyas para nuestros ojos.

La lujosa edición publicada por Planeta Cómic viene rematada por un texto donde el guionista relata las veleidades de su creación, ya que al principio iba a ser algo completamente diferente. El tomo se remata con una impagable galería con páginas inéditas, bocetos, estudios de personajes…

Una obra ésta muy recomendable para los amantes de la bd francobelga en concreto y el buen cómic en general.

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


− 2 = tres

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD