Superhéroe de barrio

"Superioribus", Jan (Planeta Cómic)

Los que admiramos y seguimos con deleite la obra de ese genio de las viñetas que es Juan López, Jan, estamos de enhorabuena. En los últimos años, algunas editoriales independientes (Sugoi, Amaniaco), así como la imprescindible Asociación Tebeosfera, se han dedicado a rescatar del olvido obras del autor. Ahora a ellas se une el sello Planeta Cómic con la recopilación en un album de gran formato de las aventuras, y desventuras, de este héroe que nació como encargo, pero que debido a la fértil y original imaginación de Jan, figura entre sus creaciones más apreciadas por los lectores.

Él no vive en Pachelona, ni viste de azul y rojo, tampoco tiene bigote. No es un pájaro, ni un avión… Es, nada más y nada menos que Superioribus, un tipo que vive en la ciudad de Vieja York, un lugar bastante identificable por su calles, anuncios y tabernas, en las que el protagonistas de esta breves historietas de una página, vive su día a día como defensor de la verdad y la justicia. Bueno, si hay que hacer alguna chapucilla, pues también se hace…

En sus páginas, Jan despliega su ingenio y le da la vuelta al papel del defensor de los afligidos, el superhombre tal como lo hemos venido conociendo a través de las páginas de los cómics producidos por las editoriales Marvel y DC, y aunque en las páginas de este Superioribus podemos ver las apariciones estelares de muchos de estos adalides (Capitán América, Thor, Lobezno, Spiderman…) no será en sus roles de siempre, sino tomándose unos chatos en el bar de la esquina, en el cine viendo una película, o mostrando que tal vez sean demasiado tipos con poderes para una ciudad tan pequeña, lo que les lleva a meter la pata en más de una ocasión.

Y hablando de “meter la pata”, al protagonista de estas historias se le puede considerar un verdadero profesional de la materia. De hecho, diría que ése es, precisamente, su superpoder, ya que pese a ser super fuerte, volar, poseer un aliento huracanado, tarde o temprano se termina equivocando, originando un pequeño (o gran) desastre.

Hay mucha, mucha coña, metida en estas páginas, en las que hasta el propio Jan se chotea de en su papel de creador, convirtiendo su profesión en la de un mutante. Y es que si algo destaca es el humor, la retranca que el autor utiliza para narrarnos el día a día de este tipo que, pese a vestir capa y mallas, se parece demasiado a nosotros, con todos nuestros defectos y carencias.

El album viene prologado por Antonio Martín, que en su faceta de editor tuvo mucha “culpa” en la creación de este personaje. Su “nacimiento” fue en el ya lejano año 88 y regresa ahora, fresco y lozano, para seguir divirtiendo a los que no lo conocieron en su momento y, claro está, alegrarnos un poco más la vida a los que solicitábamos una definitiva recopilación de sus divertidas andanzas.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


× ocho = 32

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD