Perdidos

"Oblivion Song", Robert Kirkman, Lorenzo De Felici (Planeta Cómic)

Aquella editorial Image fundada en los años noventa por un grupo de “chicos de oro” del mercado mainstream, que se dieron cuenta de que creando sus propios personajes y sello no tendrían que plegarse a las condiciones de las dos grandes, tiene muy poco que ver con la que existe actualmente. Pasó de ser un escaparate para las colecciones creadas por Todd McFarlane, Erik Larsen, Jim Lee, Jim Valentino y Marc Silvestri a, poco a poco, convertirse en un obligado escaparate para todos aquellos lectores que buscan otro tipo de lecturas comiqueras no centrada solamente en el género superheroico. Y así, una imaginaria puerta se fue abriendo para recibir a multitud de autores que han ido construyendo, tebeo a tebeo, una editorial en la que tarde o temprano, acaban recalando los mejores guionistas y dibujantes del medio.

Uno de estos fue un tal Robert T. Kirkman, solamente conocido por su transgresora y divertida obra “Battle Pope”, una divertida sátira que mezclaba con muy poca vergüenza los superheroes y los iconos de las religión cristiana. Pero Kirkman recaló en la editorial de la I mayúscula y les propuso una serie que no era de tipos con mallas y capas. Su título, “The Walking Dead”. El resto es historia…

Han pasado los años y los éxitos uno tras otro. La firma del guionista se ha convertido en un seguro, una marca de calidad, tanto en la originalidad de sus propuestas como en el acompañamiento gráfico: Historias de zombies, superheroes adolescentes, hombres lobo, chavales cuyo mejor amigo es un dinosaurio parlante, presencias diabólicas en un pueblo de la América profunda… A bote pronto estos conceptos no son para nada originales, pero precisamente ese es el superpoder del autor, que sabe darle la vuelta a argumentos bastante trillados, aportando una increíble dosis de humanidad a sus personajes, manteniendo la tensión al máximo, escribiendo unos diálogos para enmarcar y haciéndonos desear a nosotros, los lectores, que llegue la próxima entrega de su cómic lo antes posible.

No me gustaría terminar esta introducción sin dar su parte de mérito (muy grande) a una serie de dibujantes que han acompañado, y algunos lo siguen haciendo, en su aventura creativa: Ryan Ottley, Tony Moore, Charlie Adlard, Greg Capullo, Jason Howard, Cory Walker, Shawn Martinbrough, Paul Azaceta

Y ahora, tras concluir con éxito la genial “Invencible”, nos vuelve a sorprender con una nueva propuesta, “Oblivion Song”, junto al dibujante italiano Lorenzo De Felici.

En la ciudad de Filadelfia se construyó un enorme muro de las lamentaciones, en él están grabados los nombres de los miles de ciudadanos que un mal día, por causas desconocidas, fueron víctimas de la “Transferencia”, un extraño fenómeno que, de golpe y porrazo, transformó una buena porción de la urbe, haciendo desparecer a miles de sus habitantes…

Pero la historia empieza en otro lugar, inhóspito y desconocido para el ojo humano. A excepción, parece ser, de un tipo que, agazapado entre las extrañas estructuras de lo que antes era una ciudad, se dedica a cazar a algunos semejantes. Los peligros son abundantes y en cualquier esquina te puedes encontrar con una criatura que parece salida de las pesadillas más angustiosas…

Pero no, Nathan Cole, el encapuchado y protagonista de esta serie, no es un cazador. Todo lo contrario. Su misión es la de rescatar a los “desaparecidos”, todos esos hombres y mujeres que fueron trasladados a esta extraña dimensión a la que sólo él sabe acceder ya que ha creado ha tecnología necesaria para poder variar la vibración que separa nuestro de este otro, bautizado como Oblivion.

Su equipo, ya en casa, lo completan Duncan, un retornado, y su novia Bridget. Cole tiene que pelear diariamente contra la oposición no sólo del gobierno y el ejército, que no creen en su plan, sino que ya en casa, su pareja, Heather, le recrimina una y otra vez que ponga su vida en peligro cada vez que “viaja”.

Pero Nathan no puede parar, tras la misión que ejecuta, casi siempre con éxito, hay un plan, una obsesión: Encontrar a su hermano Edward, uno de los desaparecidos.

Y hasta aquí puedo leer, lo que sí os aseguro es que, como en todas las series de Kirkman, ésta os atrapará desde la primera página y no podrás para de leer hasta que hayas terminado este primer volumen, recopilatorio de los seis primeros números de la colección USA que, en una producción especial junto a Italia, Francia y Alemania, nos llega antes que al mercado yanqui, en el que solo se han anunciado las dos primeras entregas.

No puedo, ni debo, terminar esta reseña sin hablar del dibujantes Lorenzo de Felici, reconocido dibujante italiano, cuyos trabajos principales se han publicado en Francia (“Drakka”) e Italia (“Dylan Dog”; “Didier”; “Le Geniali Invenzioni del Profesor Cáspita”) y que en esta su primera aventura en los Estados Unidos, junto a su pareja, la colorista Annalisa Leoni logra un sobresaliente con un estilo muy personal, espectacular, que se adapta a la perfección al argumento.

En fin, solo puedo recomendaros para terminar que os dejéis hipnotizar por la “Canción de Oblivion”. No os va a decepcionar.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


seis × = 48

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD