¿Un mundo feliz?

"Sp4rx", Wren McDonald (La Cúpula Ediciones)

Os invito a que os deis un paseo virtual por la web de este autor norteamericano (www.wrenmcdonald.com) y comprobéis como lo suyo es la Ciencia Ficción. Además de multitud de ilustraciones sobre películas y cómics que le han marcado (“Ghost in the Shell”; “Akira”; “Star Wars”) tendréis la oportunidad que la mayoría de su obra breve se mueve siempre dentro de los parámetros de este género.

Con un estilo gráfico muy personal y una obsesión detallista, como si padeciera de horror vacui (miedo a los espacios vacíos, artísticamente hablando) llena sus viñetas, sus páginas, de multitud de detalles, algunos minúsculos, un decorado que hace que nos metamos de cabeza tanto en sus ilustraciones como en las historias que nos narra.

En nuestro país, su obra ha permanecido inédita, tal solo una historia titulada “Dirt Dart”, que vio la luz en el segundo volumen de la desaparecida revista “Voltio”. Y en su primer cómic largo, “Sp4rx”, nos encontramos en un futuro controlado por las mega corporaciones, en este caso una llamada Structus, que presenta un revolucionario proyecto que se ha pensado para hacer más fácil la vida de los trabajadores que residen en los niveles inferiores de la ciudad de Avalon. Una super estructura dividida en zonas, en la que a medida que ascendemos nos encontramos con el espacio en le que viven los ricos, los poderosos. A todas horas, los programas de televisión machacan las mentes de los espectadores (recurso que nos remite a producciones cinematográficas como “Robocop” o “Starship Troopers”), presentando a la cara de Structus, Cataleya Salt, que habla con entusiasmo de Elpis, en el que a base de prótesis e implantes, la efectividad de los trabajadores se multiplicará.

Pero, ¿Quién es Sp4arx? El protagonista de la historia es un joven hacker, un bitnite que se busca la vida cómo y dónde puede. Junto a su mejor amigo, Clipper, aceptan encargos para robar programas. En este caso uno llamado Bot Net Beta, que se va a convertir en la chispa que prenda y haga que la existencia de los jóvenes cambien para siempre, ya que va a desencadenar una serie de hechos en los que Sp4rx se va a ver implicado, algunos especialmente dramáticos. Y si desde el principio se le presenta como a un tipo cínico, que solo mira por su propio bienestar, poco a poco se irá transformando.

Casi el cien por cien de la población de la urbe cuenta con algún implante en su cuerpo, y el protagonista no es una excepción, ya que gracias a un brazo robótico, se va a librar de la persecución y ataque de los expeditivos polibots, que sirven, una vez más, a los poderosos, en este caso a Structus. Unos habitantes que para evadirse de la gris realidad, se sumergen en los sueños que les proporciona la Red, espacio virtual que tendrá una importancia vital en la trama.

El dramatis personae de este cómic se completa con el hallazgo por parte de Sp4rx de la cabeza de un robot, un OBD-03, que va a tener mucha importancia en la historia. Así como el grupo radical de rebeldes Espectro, formado por Mega, una chica que le salva la vida al protagonista y que, junto a sus compañeros Enoch Hirz, Perro Loco, Blitz y Chips, tratará de convencerlo para que se una en su lucha kamikaze contra los planes de Structus, que son más oscuros de lo que imaginamos…

El género y estética ciberpunk le sirven a Wren McDonald para realizar un retrato de una sociedad deshumanizada que casi carece por completo de sentimientos, zombies que solo son mano de obra para las poderosas empresas que mueven los hilos. Y, por supuesto, nos introduce en una historia en la que hay mucha acción y violencia, protagonizada por un antihéroe que va a perder lo poco que tiene, pero que al final será determinante para cambiar el curso de los hechos.

Un viaje a un futuro que aunque nos parezca lejano y distópico, puede encontrarse a la vuelta de la esquina.

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


siete + 1 =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD