¡Ocho décadas de aventuras!

"Una aventura de Spirou por Schwartz & Yann: La Mujer Leopardo", Schwartz, Yann (Dibbuks)

¿Cuál es la fórmula secreta para que las peripecias de un personaje de cómic sigan publicándose, y éstas no pierdan emoción y originalidad? La editorial Dupuis la tiene, y no es nada complicada: Desde su creación por Rob-Vel, el pelirrojo botones ha pasado por las ingeniosas manos de un buen montón de autores. Desde ese segundo “padre”, André Franquin, que le dio el éxito mundial, hasta la pareja formada por Tome & Janry, que lo trajeron de vuelta en un momento lleno de incertidumbre y movimiento editorial, pasando por la genial etapa gráfica firmada pro el español José Luis Munuera y, en la actualidad, la última firmada por un dúo de excepción, Yoann & Vehlmann, que tantas alegrías nos están dando a los fans del personaje.

Pero tal vez la serie en la que estamos encontrando mayores joyas es la titulada “Una aventura de Spirou por…”; en ella se le da libertad absoluta a autor/res para que cuenten lo que deseen, colocando al protagonista en diferentes momentos históricos o en situaciones que aún no se han visto en la colección regular. La editorial Dibbuks inauguró en nuestro país esta colección con la magnífica “El botones de verde caqui”, firmada por el tandem Schwartz & Yann, un auténtico tour de force creativo que llevaba a nuestro héroe a los años de la Segunda Guerra Mundial, con una Bruselas infestada de malvados nazis…

Y de ahí saltamos al último album, en este caso, integral, que recopila dos entregas consecutivas de la serie: “La Mujer Leopardo” y “El Señor de las hostias negras”. En el primero recuperamos a los personajes que dejamos en el anterior album. Han pasado algunos años, es 1946 y Bruselas vuelve a brilla gracias a haberse librado del yugo nazi. Pero algunos dolorosos recuerdos perviven y persiguen al pobre botones, que se ha dado a la bebida. La imagen de la joven Audrey, internada en un campo de prisioneros alemán, le persigue, impidiéndole realizar sus funciones en el Nuevo Hotel Moustic.

Pero, como siempre, algo va a ocurrir que lo saque de esta espiral de dolor etílico, y será la aparición de una misteriosa mujer que es perseguida por los tejados de la ciudad. Tras ella un grupo de gorilas, unos extraños y peligrosos golems que arrasarán todo a su paso para atrapar a la ágil fémina, que demuestra poseer cualidades felina, no en vano se trata de una de las legendarias mujeres leopardo del lejano Congo. Tras cruzarse su camino con el un descontrolado cazador, el coronel Van Praag, la mujer terminará dándose de bruces con Spirou y, herida por un disparo, huirán y adivinad dónde van a refugiarse…

Con Fantasio introducido en la ecuación, la misteriosa misión de Aniota, la mujer leopardo, es revelada: Recuperar un poderoso ídolo, el koso, y devolverlo a su tribu. Pero claro, las cosas no van a ser nada fáciles y a todo esto, por si ya fuera poco, se van a unir, en paralelo, los planes de la delegación norteamericana establecida en Bruselas, que pretende “reclutar” a todos los científicos alemanes relacionados con los estudios nucleares, y así enviarlos a los USA y crear la gran bomba. Y quieren hacerlo con la ayuda de Von Knochen, el malvado coronel torturador que ya conocimos en “El botones…”

¿Qué os parece como punto de partida? Pues agarraos porque viene curvas, ya que en el camino de los protagonistas se van a cruzar famosos escritores galos, carreras, golpes, la aparición de un malvado general, Mokmazwet (también conocido en petit comité como Alphonse) que, junto a su superior, tienen unos oscuros planes para los científicos…

Y a todo esto, ¿Quién es el Señor de las hostias negras? Una vez en el lejano país (ya en el segundo album recopilado en el tomo), Spirou, Fantasio y Anioba conocerán a un pícaro chaval, Yuma, que los va a ayudar en su misión. Búsqueda ésta en la que los protagonistas tomarán caminos separados, donde se encontrarán con curiosos personajes, como el expeditivo y cinematográfico Padre Lebouc.

Todo para reunirse en el perdido poblado de las féminas felinas, donde se resolverá el destino de la tribu y, de paso, de nuestros héroes.

Si con todo esto que os he contado no corréis hacia la librería más próxima para comprar este voluminoso album, no sé qué lo hará. Bueno, tal vez añadir que los autores no sólo nos presentan una aventura, sino que hablan sobre la adicción al alcohol, el racismo y añaden un mensaje antibelicista. Todo esto, dentro de un tebeo en el que cada viñeta es el marco de un impresionante cuadro, plagado de detalles, en el que detenerse en una segunda lectura, para apreciar el arte de Olivier Schwartz, tan influenciado por el trazo de uno de los grandes de la bande dessinée francobelga, Yves Chaland (autor del que Dibbuks también publicó su particular versión de Spirou).

¡Colocaos bien el salacot, porque una de las mayores aventuras de Spirou va a comenzar!

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


8 − seis =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD