¡Nunca más!

"Esposas Prohibidas de Siervos sin Rostro en la Mansión Secreta de la Noche del Aciago Deseo", Neil Gaiman, Shane Oakley (Planeta Cómic)

Imaginad un escenario vacío, totalmente blanco. La luces bajan, surgiendo sombras de los lugares más inesperados. A través de un ventanuco, una brava tormenta amenaza con llevarse por delante todo lo que encuentre en su camino. Una mesa de madera, un escritorio. Y sentado frente a él un hombre, en la treintena, que escribe con apasionada fiebre. De su pluma surgen misterios insondables, dramas casi insoportables de leer, amores cortados de raíz por la más grande e inesperada de las desgracias, tortuosas escaleras que descienden hasta criptas donde viven entidades cuyos impronunciables nombres pueden hacer encanecer y volver loco al más aguerrido de los hombres…

Una música de violín, acompañada por un triste piano, parece seguir los trazos de la escritura del joven, que mira una y otra vez sobre su hombro, temeroso de que una pálida y huesuda mano se pose sobre él. La vida del escritor gótico es así, o al menos es como nos la presentan el guionista y escritor Neil Gaiman y el dibujante Shane Oakley, en esta adaptación de un relato del primero incluida en la recopilación “Objetos frágiles” y que, como podréis comprobar al sumergiros en su lectura, nos regala una divertida visión de este tipo de relatos y novelas, cuyo máximo representante es, por mérito propios, Edgar Allan Poe.

Desde su ya largo e inabarcable título, hasta sus páginas, en las que se nos presenta a un escritor torturado por lo retorcido de sus expresiones, que lo conducen una y otra vez hacia el terreno de lo oscuro, lo terrorífico y gótico. El pobre creador sueña con la simplicidad, la luz que puede ofrecer otro tipo de narraciones, distintas. Pero como podemos observar, en un salto al interior de su relato, la peripecia de su heroína Amelia Earnshawe no se aleja para nada de esos mundos sombríos, casonas de amenazadora silueta, mayordomos que guardan mas de un secreto y peligros que se esconden en los rincones mas inesperados…

Pero es que la propia existencia del creador, el novelista, está sujeta, rodeada, de todo ese ambiente que lo conducen una y otra vez a los mismos terrenos pantanosos. Él mismo parece un personaje surgido de sus escritos. Pasea pensativo por eternos pasillos en los que no percibe la presencia de ignominiosas criaturas que lo observan, pacientes, esperando que llegue su momento. Incluso recibirá la visita de un cuervo parlanchín (!) que tal vez le dará la clave para abandonar ese estilo literario y volverse hacia la realidad, aunque ésta, por desgracia, tampoco sea demasiado luminosa…

Si Neal Gaiman nos ha demostrado de sobra lo gran guionista de cómics y escritor que es, aquí aplica el humor, su ironía más afilada en un relato para el que no imagino mejor traductor a las viñetas que el británico Shane Oakley (“Albion”), con el que ya trabajó en su serie de cómic más conocida, la que le dio la merecida fama de la que hoy disfruta, “The Sandman”.

La adaptación de este relato, publicada originalmente por el sello Dark Horse se suma a una “colección” dedicada a plasmar en viñetas lo mejor de la obra de Gaiman, como ya pudimos disfrutar con “Cómo hablar con chicas en fiestas”, ilustrado por los hermanos Fabio Moon y Gabriel Bá; “El puente del troll”, por Colleen Doran y la de futura aparición “Estudio en esmeralda”, con el arte del brasileño Rafael Albuquerque, que esperamos no tarde demasiado en ser publicada en nuestro país.

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


+ nueve = 15

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD