Say yoy want a revolution!

"Bitch Planet Vol 2: Presidenta Bitch", Kelly Sue DeConnick, Valentine De Landro, Taki Soma (Astiberri)

Tal vez algunos hombres, cortos de vista y entendederas, no se hayan percatado, pero estamos viviendo una auténtica nueva revolución en el ámbito femenino. Las recientes denuncias de acoso, la campaña “Me too”, esas voces que se alzan contra la falta de igualdad en los sueldos, etc… Todos estos hechos, nos hacen creer a los que pensamos que hombres y mujeres han de ser tratados con respeto e igualdad que tal vez, en un futuro cercano, las cosas comiencen por fin a cambiar.

Y hablando de futuro, en el relato distópico que nos ofrecen la guionista Kelly Sue DeConnick y Valentibe De Landro a los lápices ocurre todo lo contrario. Los hombres son los que mandan en esta sociedad en la que la mujer es tratada como una simple muñeca que ha nacido exclusivamente para saciar los deseos masculinos. ¡Y, ojo! Si te sales de los estrictos parámetros marcados por El Protectorado (un grupo que fusiona religión, moral y medios de comunicación) serás arrestada, marcada como NC (No Conforme) y enviada a otro planeta, a una prisión ocupada por todas esas mujeres que no le pusieron el desayuno a sus mariditos, o que olvidaron pintarse los labios, o que, por desgracia para ellas, nacieron con una inclinación sexual diferente a la admitida por el intolerable régimen.

Bienvenidos (por decir algo) a Bitch Planet, un lugar duro, donde la violencia es aplicada con inmediatez si se levanta la voz solo un poco. Los temibles guardas velan por la seguridad de este lejano lugar, en el que vamos a conocer a varias de sus reclusas, pero especialmente a Kam, una ex atleta, dura de pelar, que sin pretenderlo se convierte en la líder de sus más próximas compañeras. Mujeres estas que serán, una vez más, obligadas a formar un equipo que competirá, como si de la arena de los antiguos gladiadores se tratara, en el juego de moda entre los hombres, el programa televisado que todos ven y disfrutan, el Megatón.

En el final del anterior, y primer volumen, nos quedamos boquiabiertos ante la inesperada muerte de una de las presas, Meiko Mai, una auténtica guerrera que parecía ser uno de los elementos fuertes del equipo. Esta tragedia no impidió que Kam siga con su misión, su agenda secreta, que no es otra que la de encontrar a su hermana Morowa, que parece estar también apresada en el recinto carcelario.

Pero toda la historia va a dar un inesperado vuelco, y lo hará con la visita del padre de Meiko a las instalaciones. Una simple visita rutinaria que en realidad esconde el deseo de poder ver y comunicarse con su hija arrebatada. En un flashback podremos ver como este hombre no es como los demás, es la excepción. Amante de su familia, de la música y, sobre todo, de su trabajo como ingeniero.

Pues bien, él va a ser la mecha que prenda el fuego de la revolución. Un salto adelante sin vuelta atrás para las protagonistas de esta historia. Habrá muertes, más violencia, reencuentros y deudas que se pagarán (una de ella será la que “cobre”, Whitney, la traidora guardiana). Una vez se abran la puertas de los dos recintos, el que contiene a las Cis y las Trans, las cosas van a cambiar…

Sobre todo, porque en una de estas salas, aislada de todas sus compañeras, está Eleanor Doane, la desaparecida presidenta. La mujer que quiso cambiarlo todo.

Mientras, en la Tierra, comienza la celebración. el Día del Nuevo Protectorado. Todo son risas, brindis y, para muchas, fingida felicidad. Pero todo cambiará en una fracción de segundo, y de la manera más inesperada y violenta posible.

Tremenda seria la que han creado el tandem DeConnick- De Landro, en la que a la vez que nos transmiten un claro manifiesto a favor de los derechos de las mujeres, se nos sumerge en un argumento que te atrapa desde el principio, una vuelta de tuerca genial al género carcelario protagonizado por féminas. Pero eso no es todo, demostrando tener un gran sentido del humor y socarronería, al final de cada número podremos “disfrutar” de imaginarias publicaciones que dan consejos de belleza y comportamiento a esas mujeres que solo piensan en la felicidad de sus mariditos.

¿Te unirás tú también a la revolución?

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


− 4 = dos

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD