Destinos en paralelo

"Descender. Mecánica orbital: Parte 4", Jeff Lemire, Dustin Nguyen (Astiberri)

Para entender bien el presente es preciso conocer el pasado. Esta frase puede resumir a la perfección los diferentes retratos, en forma de flashbacks, que se nos ofrecían en el anterior tomo de la serie, titulado “Singularidades”. Ya somos conscientes de la personalidad y el origen de Tim 21, el niño robot; el profesor Quon, Tesla, Andy, Effie, Taladro y Bandido… Ahora toca seguir con la trama, o debería decir, tramas principales, que como finos hilos nos van conduciendo por esta absorbente historia de ciencia ficción.

Tim 21, el niño robot de carácter inocente, está en el asteroide Luna Máquina, ocupado por los robots y liderados por Psius, que pretende ejecutar su particular venganza contra la raza humana, que ha esclavizado y eliminado a las máquinas. El chaval artificial es perseguido por su malvado sosias, el pelirrojo y letal Tim 22.

También seguiremos los pasos de Tesla, la agente del CGU, el organismo político-militar que controla el universo conocido y sus diferentes planetas, que junto a Quon, huyen del peligroso asteroide. Ya sabes, si eres humano, tus días están contados allí…

Mientras, Andy, el que tuviera como mejor amigo de la infancia a Tim 21, no olvida la muerte de su madre en la colonia minera, y busca venganza. Pero en su vida se encuentra con un dilema, una contradicción que lo enfrenta al amor que siente por la rebelde Effie, una humana con partes robóticas, con la que viaja en la búsqueda del objeto de su obsesión. Los acompaña Taladro, el enorme robot trabajador que también ha demostrado tener una personalidad y sentimientos propios.

Todas estas situaciones son el punto de partida, en un excepcional primer capítulo que nos demuestra las posibilidades de la narración gráfica, regalándonos una acción total, que nos recoloca en la trama tal como la dejamos en el volumen dos, y de una manera absolutamente visual, sin necesidad de aditamentos.

A partir de aquí muchas cosas van a sucederle a este reparto coral. Traiciones, huidas de monstruosos seres, una súbita separación y, sobre todo, como si una espada de Damocles se tratara, el frágil equilibrio que se puede romper en cualquier momento, conduciendo a la humanidad hacia una guerra contra la colonia de robots. ¿Y todo por qué? La solución está en el interior de Tim 21, sin él saberlo es la llave que lo relaciona con los gigantescos robots que casi exterminan a la humanidad, los Cosechadores.

El infatigable guionista canadiense Jeff Lemire (“Black Hammer”, “Sherlock Frankenstein”, “Plutona”…) nos sigue manteniendo pegados, disfrutando de esta magnífica colección, que se ha convertido por méritos propios en una de las más seguidas y elogiadas de las que publica la editorial norteamericana Image, y que tenemos al suerte de poder disfrutar en nuestro país gracias al buen ojo editorial de Astiberri que, junto a una selecta producción de novelas gráficas patrias, está dedicándole un importante lugar en su catálogo a los mejorcito que se produce en los USA, centrándose, por ahora, en las editoriales independientes Dark Horse e Image.

Y en las labores gráficas un Dustin Nguyen tremendo, cuyo fuerte son los personajes, su expresividad. No busquéis elaborados fondos en su obra, porque tampoco los necesita. Sabe trasladar a la viñeta y de ahí al lector, las personalidades y sentimientos de estos seres, aunque algunos de ellos sean artificiales.

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


5 − = cero

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD