Retazos de magia

"Hellblazer: Otros hechizos", VV.AA. (ECC Ediciones)

Si tuviera que hacerlo, definiría a John Constantine como uno de los más perfectos ejemplos de antihéroe: Pendenciero, mentiroso, bebedor, fumador (¿qué sería de él sin un cigarro?), siempre tiene un as en la manga para escapar de las más peligrosas situaciones y, sobre todo, carga con un imponente e imaginario saco que contiene los cadáveres de multitud de amigos, conocidos y enemigos… Sin embargo, este “maldito” inglés se convirtió, desde su aparición, de la mano de Alan Moore, en las páginas de la saga “American Gothic”, junto a La Cosa del Pantano, en el personaje favorito de generaciones de lectores que siguieron sus peripecias a través de su colección, “Hellblazer”, que lo llevó a convertirse en un auténtico icono, una de las columnas que soportaba al sello Vertigo, dentro de la editorial DC Comics. Demonios vengativos, hechiceros degenerados, fantasmas en busca del calor humano… A todas estas y muchas más situaciones, más allá del entendimiento humano, se ha enfrentado Constantine.

Pero este volumen no está protagonizado por él, al menos no en su totalidad, ya que si algo ha caracterizado al personaje, es la riqueza y el acierto con el que se retrataba al plantel de secundarios, familiares, antepasados o aliados (que también los tiene…). En “Otros hechizos”, como colofón a la magnífica labor que ha ido realizando ECC a la hora de recopilar lo mejor de lo mejor de la serie, publicando en tomos las etapas más significativas, firmadas por los “padres” del personaje (Delano, Ennis, Ellis, Azzarelo, Diggle, Milligan…), vamos a encontrarnos con varias miniseries en las que John Constantine no es exactamente el protagonista, pero en las que, de un modo u otro, su figura participa.

Y la primera de ella es una secuela de “Los Libros de la Magia”, donde el guionista británico Neil Gaiman, con extremado acierto, nos regaló un mágico viaje por todos los rincones del universo sobrenatural de la editorial DC. Y lo hizo de la mano de cuatro tipos bastante “especiales”. El Fantasma Errante, Doctor Occult, Mister E y, como no, Constantine.

Una vez más, pese a sus rencillas y pasados problemas, el cuarteto se vuelve a reunir para evitar, o al menos intentarlo, un nuevo apocalipsis de la mano de una ignominiosa criatura. Y para ello viajarán en el tiempo, conocerán a un antepasado ruso del propio John y, en una de las situaciones más peligrosas de la historia, cada uno conocerá los secretos más profundos de los otros… El guionista John Ney Reiber, junto al dibujante John Ridgway nos regalan esta última aventura (por ahora) del curioso cuarteto.

De ahí un nuevo viaje al pasado, en esta ocasión en una historia en la que se nos muestra un retazo de la juventud de Constantine en los años sesenta. Junto a un grupo de amigos, “Love Street”. Ávidos de nuevas experiencias, van a experimentar, y padecer, lo que significa interactuar con el mundo de la magia. Y todo porque, sin ellos saberlo, van a acudir a una celebración con otros hechiceros donde, uno en particular, tiene a un “huésped” muy especial encarcelado… El trío artístico formado por Peter Hogan, Michael Zulli y Vince Locke nos llevan a esta época ya tan lejana.

Y de ahí, volveremos a saltar al pasado, aún más lejos, concretamente a 1785. Vamos a compartir una aventura junto a una mujer, Lady Johanna Constantine, que es conocida por sus particulares “habilidades” que la conectan a ese otro mundo que nos rodea y que es invisible para la mayoría. Las más altas instancias del gobierno británico le encargan una peligrosa misión: Viajar a la costa ártica en busca de un barco, en cuya bodega reposa un peligroso objeto, una caja que contiene la pura esencia del mal. Obviamente, en al misión tendrá una peligrosa competidora en la piel de la malvada hechicera Lady Blackwood. ¿Qué contiene la misteriosa caja? Solo su guionista, Andy Diggle, junto al dibujante Goran Sudzuka lo saben…

Suele decirse que la personalidad de un “héroe” (en este caso el amigo John) viene definida por sus enemigos. Y en la miniserie dedicada a Papa Midnite, el hechicero vudú que siempre viaja acompañado por el inmortal espíritu de su hermana, vamos a conocer su historia, cómo llegó a ser lo que es, aunque el precio que tuvo que pagar fue el más alto. Todo mezclado con la revolución que llevó a los esclavos de color a querer obtener la libertad que les estuvo privada, en unos tiempos en los que el látigo del amo era el único lenguaje que conocían. Matt Jonhson y Tony Akins nos llevarán del pasado al presente en la dramática historia.

¿Quién no conoce a Chas? Él es el más fiel de los amigos de Constantine, aunque la mayoría de las veces lo meta en algún que otro marrón. Pues bien, el taxista se va a enfrentar él solito a un problema de esos que sólo John sabe resolver, pero resulta que la atención de éste esta fijada en su última conquista, una atractiva joven brasileña llamada Ana, con la que viajará a Ibiza en busca de un demonio (!).

La ruptura de una milenaria piedra libera a una ser que posee al hijo de un amigo taxista de Chas, lo que inicia una carrera contra reloj para salvar al muchacho y, sobre todo a la ciudad de Londres… Y todo ello mientras el protagonista se replantea ciertas cuestiones que atañen a su matrimonio, que pasa por su horas más bajas. Simon Oliver y, de nuevo, Goran Sudzûka son los responsables artísticos de esta miniserie.

Como colofón, para los más recalcitrantes completistas, la adaptación al cómic de la película protagonizada por Keanu Reeves, en al que se intentó (sin demasiada fortuna, todo hay que decirlo) llevar a la gran pantalla las peripecias de John Constantine.

Con este volumen se cierra una puerta, la del sello Vertigo. A partir de ahora, podéis seguir las peripecias de Constantine en su colección enmarcada ya dentro del Universo DC (cuyos últimos números publicados en los USA, con guion de Tim Seely, han sido dibujados por un grande de la viñeta patria, Jesús Merino).

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


× seis = 12

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD