Érase una vez…

"La pequeña forastera núm. 1", Nagabe (ECC Ediciones)

…una niña de rubios cabellos que iluminaban las sombras del oscuro bosque junto al que vivía. Había sido abandonada, pero su soledad terminó cuando de aquella casa surgió un ser que no era humano, un monstruo.

Pronto se hicieron amigos y la pequeña Shiva, que así se llamaba la chiquilla, compartieron largas caminatas en busca de leña. Todo marchaba bien, excepto cuando el roce entre ambos parecía inevitable. No podría, nunca, producirse. La maldición que había caído sobre el mundo exterior, donde vivían los monstruos, les impedía tocar a los humanos, si no querían que estos se transformaran. Es por ello que las dos especies, ahora antagónicas, se separaron, y los humanos se recluyeron en el mundo interior, en ciudades amuralladas, protegidas por soldados, como Rohanung.

Pero Shiva no se preocupaba por estos temas, ella tan solo esperaba, ansiosa, el día en el que su tía volviera para llevársela, o eso al menos el había prometido su amigo, el “doctor”. Pero, cuando el ser se encuentra solo, repasa una y otra vez un diario, un texto donde está escrita la verdad sobre la niña abandonada…

Las redes sociales no solo están para relacionarse y expresar opiniones, ya que en algunos momentos, gracias al buen gusto de algunos de sus usuarios, nos sirve como escaparate para conocer obras que hasta entonces habían pasado desapercibidas a nuestro “radar”. Es el caso de este manga, esta pequeña gran joya, de la que hace ya algunos meses podíamos ver ilustraciones y páginas que algún avezado lector había colgado en Facebook. Rápidamente nos quedamos prendados por ese dibujos delicado, meticuloso y, sobre todo, por lo aparentemente extraño de su propuesta. En aquellas imágenes se contraponían la luminosa presencia de la niñita rubia, toda inocencia, y aquel ser extraño, de piel negra, con demoniacos cuernos, pero con atuendo muy humano.

Es por ello que el regocijo creció cuando ECC anunció que esta obra, subtitulada “Siúil a Rún” llegaría a las librerías. Pronto se comenzó a hablar de su autor (¿o autora?) sobre el que se guarda el más absoluto misterio. Nagabe es su nombre  y nada se conoce de su identidad, no hay ni una foto que lo (o la ) retrate, y en una reciente entrevista seguía manteniendo sobre su personalidad y sexo una pátina de misterio. Su estilo es una acertada y atractiva mezcla, en el que podemos ver la influencia del genio del anime Hayao Miyazaki, así como la del pintor e ilustrador austriaco Alfons Mucha. Así como, temáticamente hablando, está la sombra de los Hermanos Grimm. Ya que, en principio, esta historia parece estar inspirada por aquellos cuentos con los que muchos de nosotros nos íbamos a dormir cuando éramos pequeños. Por último, otro dato que sorprende es que, narrativamente, este manga está fuertemente influenciado por la forma de plasmar las viñetas y la acción en occidente, no existe esa “dilatación” del tiempo tan propia del cómic nipón.

Eso sí, lo que más atrae, aparte del maravilloso dibujo, es el misterio, el no saber qué ha ocurrido con esos personajes, por qué son así…

Internémonos pues, en el espeso bosque junto a Shiva y el Doctor, tal vez junto a ellos podamos conocer la verdad tras toda la oscuridad que los rodea.

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


seis − = 4

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD