The American Way

La Heroes Comic Con Madrid ha llegado para quedarse... ¡Y de qué manera!

Cuatro de la madrugada. Una numerosa fila de aficionados ven pasar las horas, rezándole a sus dioses, un tal Kirby, Lee o Ditko, para poder conseguir el dorado ticket que les permita conseguir una firma de sus admirados autores de cómic… Ellos, semidioses de la viñeta, han venido a España, es probable que por primera y última vez, así que la ocasión la pintan calva. Todo sacrificio es poco ante el placer de ver como esas manos que han llevado a las viñetas a los héroe de Marvel, DC o Dark Horse, escriben su firma en uno de sus obras impresas.

Y es que este es el verdadero espíritu de este macro espectáculo llamado Heroes Comic Con Madrid, un evento realizado a la americana, y nunca mejor dicho: Coloridos stands donde podemos adquirir cómics, merchandising y variados artículos que pueden ir desde una espada (!) hasta un delicado recortable japonés…

Pero eso no es todo, claro. Representación de los próximos estrenos en la gran pantalla, de celebérrimas series de televisión, artist alley donde ilustradores ofrecen sus obran, talleres variados, conferencias, debates… Y muchas y variadas actividades más, todas y cada una dirigidas al gran público que ama los cómics, el cine, los videojuegos y las series de televisión.

Por supuesto, la guinda, el gran reclamo de eventos de este calado son los invitados, y ahí prácticamente han tocado techo. Capitaneados por Frank Miller, leyenda viva del cómic norteamericano, la suculenta lista se completaba con autores y autoras de nueva hornada, pero muy de moda, junto a otros con una larga carrera a sus espaldas: Chelsea Cain, Joyce Chin, Arthur Adams, Bill Sienkiewicz, Kevin Maguire… Por sólo citar a algunos de las espectacular lista.

Tal vez, por dar alguna queja, se ha echado algo de más interacción entre estos invitados y el aficionado. Pienso en esos “artist alley pro” americanos, a los que ellos están tan habituados, en los que uno puede acercarse, conversar el tiempo que sea y, de paso, poder encargar una commission, comprar un print (cosa que sí ocurrió con algunos invitados a Madrid) o conseguir la ansiada rúbrica. Poner a la disposición de estos autores, un espacio libre de horarios fijos, cosa que haría, a mi entender, que se eliminaran las infinitas colas. Eso sí, todo bajo la supervisión del ente organizador.

Aunque, personalmente, el momento álgido, el que más me emocionó, fue la entrega de premios. En concreto, la indeleble imagen que va a quedar para el recuerdo colectivo: Frank Miller abrazado a Carlos Giménez, dos titanes de la viñeta. Sus agradecimientos, la emoción que se pudo palpar en el ambiente fue impagable y mereció totalmente la pena recorrer los pasillos de este evento, repleto de gente, de aficionados al cosplay con sus coloridos disfraces, talluditos señores que saltaban de alegría al haber conseguido la soñada firma o aquellos que se habían fotografiado con sus admirados actores y actrices de la gran y la pequeña pantalla.

No es un evento perfecto, hay cosas que corregir y otras que añadir, pero a diferencia de otros que han intentado vender sólo humo, este SÍ que se puede considerar uno de los grandes eventos de ocio en nuestro país. Y, eso sí, si prefieres algo más tranquilo, o simplemente diferente, hay otras citas a lo largo del año, pero que son perfectamente compatibles con ésta.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


9 + uno =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD