Manteniendo el equilibrio

"Piruetas", Tillie Walden (Ediciones La Cúpula)

Con tan sólo echar un vistazo a la portada de esta novela gráfica, podemos ir adivinando de qué trata la historia que contiene: Un grupo de niñas, patinadoras, todas en perfecta formación, físicamente muy parecidas, muy bien maquilladas y peinadas, casi clónicas, ninguna destaca entre las demás… Pero, sí, hay una chiquita rubia, con gafas, que mira hacia otro lado, con una expresión algo triste y distraída. Es Tillie, Tillie Walden.

Su autora y protagonista, Tillie Walden, nos abre la puerta de sus recuerdos para narrarnos durante cuatrocientas páginas parte de su infancia, adolescencia y pubertad. Una época que en la que, diariamente, tenía que someterse a la dureza de los entrenamientos de patinaje artístico: Levantarse a horas intempestivas, pasar mucho frío y, por si todo esto no fuera suficiente, continuar con otras facetas de su vida. Por ejemplo, el infierno que para ella, una chica algo tímida, suponía el relacionarse con los demás y, para colmo de males, ser el objetivo de algunas compañeras que la torturaban diariamente con esa lacra a la que se ha bautizado como bullying. Y todo este dolor, esta frustración e impotencia es guardada en su interior, sin poder compartirla con una madre que no la entiende, su hermano gemelo y, sobre todo, un padre muy cariñoso al que está especialmente unida.

A través de varios capítulos, seguiremos el quehacer diario de la autora, cuya mente por entonces estaba solamente centrada en mejorar y mejorar en la disciplina que practicaba. Es tanto el nivel de exigencia que se le pide a estas pobres niñas, que no es de extrañar que la mayoría terminen padeciendo problemas psicológicos. Y Tillie además, sabe desde su más tierna infancia que es gay, lo que se convierte, debido a su carácter introvertido, en un secreto, un peso extra con el que ha de cargar en su ya dificultosa existencia.

Los recuerdos, la mayoría dolorosos, van y vienen, como si de un invisible río se tratara. Amores no correspondidos, otros que se desvanecieron entre las manos, como la gélida nieve al derretirse. Imaginarias anclas, en forma de amistad, con profesoras, compañeras de deporte e instructoras que hacen que la joven no naufrague y pueda ir sacando la cabeza para coger aire y respirar en su complicado devenir diario.

De todas esas experiencias vividas durante los años que practicó el patinaje surge este “Piruetas”, en el que, con tremenda sencillez, la autora nos deja entrar en su vida. Poseedora de un trazo sencillo pero extremadamente expresivo, ésta es una historia de personas, donde los fondos, el paisaje es frío, blanco, en muchas ocasiones aséptico, una infinita pista de patinaje donde Tillie trata de no caer, de seguir girando, ejecutando gráciles movimientos, siempre al borde del precipicio…

Con esta novela gráfica, La Cúpula añade un retrato más a esa imaginaria galería que llevas componiendo en los últimos años, y con mucho éxito y criterio. Historias de mujeres, autoras la mayoría, que nos abren una nueva puerta a los lectores para conocer sus sentimientos, su forma de pensar. A veces con alegría, otras con dolor. A fin de cuentas, de lo que está compuesta la vida.

“Piruetas” es una de esas obras, una entre un millón, que te deja tocado, pensativo sobre lo que en ella se narra durante las horas posteriores a su lectura. Posee ese sello tan difícil de encontrar, el de las pequeñas grandes historias. Se lee de un tirón, pero deja un poso difícil de olvidar.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


− 3 = uno

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD