Duro de pelar

"Marvel saga 42. El Castigador 8: El regreso de Barracuda", Garth ennis, Goran Parlov (Panini comics)

Todos los que hemos disfrutado, y seguimos haciéndolo, con las andanzas de Frank Castle, sabemos que villano que se enfrenta a él, villano que termina mordiendo el polvo. Pero podíamos decir que llegó el momento en el que El Castigador se encontró con una incómoda piedra dentro de su bota…

Cosido a disparos, con los dedos de una mano rebanados y dejado a su suerte en medio de una horda de peligrosos escualos. Imposible sobrevivir, ¿verdad? Pero Barracuda está hecho de otra pasta y ahora regresa para protagonizar su propia “aventura”, por así llamarla.

Y lo hace con sus papis originales, el guionista Garth Ennis, que con mucho acierto, mala baba y un extenso conocimiento de la historia de los Estados Unidos, nos regaló la que está considerada como una de las mejores etapas de El Castigador. Y junto a él, el dibujante croata Goran Parlov, que dio rostro y cuerpo al peligroso asesino Barracuda (y en un futuro volvería a reunirse con Ennis para narrar los años más oscuros de Nick Furia y, actualmente, los días de Frank Castle en Vietnam, que lo dejaron marcado para siempre).

Pero volvamos a la miniserie, en cuyas cinco entregas nos volvemos a encontrar con su protagonista, que es “gentilmente” invitado a cumplir un trabajito para un capo mafioso, “Big” Chris Angelone (que comparte rasgos con un famoso actor de Hollywood, ¿lo reconocéis?), un tipo al que solo preocupa que su hijo, Oswald, madure. Y para ello, qué mejor que hacerlo empuñando un arma y matando al presidente de Santo Morricone, un país sito en Sudamérica y cuyo premier, Leopoldo Luna, no se lo está poniendo nada fácil a Angelone y sus “negocios”…

Pero estos son solo algunos de los personajes, peones, de esta genial partida de ajedrez, ya que la pareja será seguida de cerca por dos agentes del FBI, Lockhart y el inexperto Bobby, que junto a agentes de la DEA y de la CIA componen una jauría que está a la espera de acontecimientos. Ya sabéis, la archiconocida política yanqui que consistía en colocar marionetas en el gobierno para luego manejar ellos los hilos.

La llegada de Barracuda alterará la vida del lugar (y la de Wanda, al mujer de Luna…), y de los acólitos del presidente, entre los que se encuentra un ex sacerdote, Flannery. Un tipo que mira con demasiado cariño al inexpresivo Oswald, al que hay que tratar con exquisito cuidado, dada su frágil salud.

¿Pensabais que esto es todo? El plantel se completa con un antiguo compañero de armas de Barracuda, Cincuenta. Un tipo de los más especial…

Pues bien, sin contaros nada más del argumento, tan sólo os diré que este imaginario y explosivo coctel va a ser removido y las consecuencias, como podréis imaginar, van a a ser extremadamente letales. Es lo que tiene ocupar un lugar en el punto de mira del letal Barracuda.

Violencia extrema, un humor caustico que provoca más de una carcajada, marca de la casa Ennis, y todo ello ilustrado con genialidad por Parlov. Poco más se le puede pedir a un buen cómic, y éste lo es.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


nueve × 8 =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD