El día que conocí el Terror

"Uzumaki", Junji Ito (Planeta Cómic)

En aquel lejano año 2004, un servidor ya se había convertido en impenitente lector de manga. Tenía mis propios gustos y en mi biblioteca descansaban varios tomos de tebeo japonés: Suspense, aventura, ciencia ficción, humor… Eran varios los géneros e historias que me habían acompañado, realizadas en el país del Sol Naciente. Pero había un género que no había disfrutado en su “versión” manga: El terror. Fue entonces cuando, dentro de la colección “Biblioteca Pachinco” la editorial Planeta publicó en seis entregas un cómic titulado “Uzumaki”.

He de confesar que por aquella época desconocía quién era su autor, Junji Ito. No sé que me atrajo de aquella delgada primera entrega, un formato bastante inusual al que no estábamos acostumbrados. Tal vez fueron mis ganas de poder experimentar el miedo a través de los ojos de alguien que no fuera occidental. Y vaya si lo hice…

Durante los meses que duró la publicación de esta obra, cada vez que terminaba uno de sus tomos, sentía la enorme necesidad de hablar con otros amigos aficionados, transmitirles lo que estaba descubriendo en aquellas páginas. Y así fue como un colega de la época comenzó, gracias a mi recomendación, a comprar la colección. Juntos comentábamos tal y cual escena, el miedo que se transmitía a través de aquellas páginas, un auténtico “mal rollo” que te duraba días en el cuerpo.

Y aquí llega el momento curioso, por llamarlo de alguna manera. Yo siempre he sido un gran amante del género terrorífico, tanto en cine, como literatura o cómic. Pero la reacción que tuvo mi colega fue harto curiosa, ya que un día que nos vimos me comentó que había sido preso toda la noche de una pesadilla, un mal sueño en el que sólo veía espirales…

Para los que no lo sepáis, Uzumaki significa “espiral” en el idioma nipón, y precisamente son las protagonistas de esta oscura historia. En ella vamos a viajar al apartado pueblo de Kurouzu, donde reside la joven Kirie Goshima. Observando la población desde una altura considerable, “nota” que algo no va bien en el lugar. Y habrá alguien que le confirme este hecho. Será su amigo Shûichi Saitô que, al trabajar fuera de la población, cada vez que regresa y se baja del tren, percibe esa opresión, una atmosfera diferente, ominosa, que recubre Kurouzu.

Este es tan sólo el prólogo de los horrores con los que, en solitario o juntos, la pareja de amigos van a encontrarse a lo largo de la terrorífica peripecia que les va a tocar padecer.

Por supuesto, todos los que amáis el género terrorífico sabéis que es un auténtico pecado el desvelar mucho de la trama, por lo que sólo os voy a dar algunas pinceladas de los que va a ocurrir en los diecinueve capítulos de este manga. Todo comenzará con la insana obsesión del padre del muchacho por las espirales… Pero esta figura también se colará en el instituto donde estudia la bella Kirie, en forma de cicatriz… Y en la propia familia de la chica, cuyo padre, un reputado alfarero, comenzará a cocer cacharros con un dibujo que ya podréis adivinar… Una particular y “retorcida” versión de “Romero y Julieta”, protagonizada por dos compañeros de estudios, los enamorados Kazunori y Yoriko… ¿Pueden dar miedo los cabellos? Preguntádselo a la sufrida Kirie… 

Así, capítulo a capítulo, Junji Ito nos va sumergiendo, con la maestría que lo ha convertido en uno de los grandes maestros del terror nipón, en un ambiente opresivo, misterioso, en el que el sobresalto te espera al pasar la página, encontrándote con imágenes que terminarán de un plumazo con tu sosiego de lector.

Y es que algo malo, muy malo, está pasando en Kurouzu, y la pareja de amigos no pueden hacer nada para impedirlo, tan solo sufrir los embates de los terribles sucesos que los van a golpear de lleno: Las bromas del joven y enamorado Mitsuri, que se tornarán terroríficas… El descubrimiento de los Caracolenses, cuando el pobre Katayama se transforma en uno de estos seres… Una visita al faro maldito que ilumina la población con un misterioso fulgor… Una experiencia traumática la que sufrirá la pobre Kirie en el hospital del lugar, repleto de hambrientas embarazadas. Suceso que tan solo se acrecentará cuando nazcan sus rollizos bebés…

Una espiral de sucesos, y nunca mejor dicho, que desembocará en una pesadilla, imágenes que no son de este mundo, y un final que podría muy bien haber descrito uno de los grandes nombres de la literatura fantástica y de terror, el ominoso escritor norteamericano H.P.Lovecraft.

Planeta Cómic recupera en un tomo integral de más de seiscientas páginas (donde se incluyen las páginas en color y los divertidos y surrealistas epílogos) esta imprescindible saga que fue el principio de todo, de esta particular manera de ver el género terrorífico que tiene ese dentista que prefirió dejar su profesión para dedicarse a meternos el miedo en el cuerpo, ¡el genial Junji Ito!

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


+ siete = 14

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD