En el punto de mira

"El Sheriff de Babilonia: Pum. Pum. Pum", Tom King, Mitch Gerads (ECC Ediciones)

Al final del anterior, y primer volumen, nos encontramos con un suceso trágico que sacude a los tres protagonistas de esta serie. Comparándola con un producto catódico, televisivo, la conclusión de la midseason nos golpeaba fuerte, dejándonos aturdidos.

Y es que la, aparentemente, tranquila existencia de Christopher Henry, un ex policía que se dedica a entrenar a reclutas que en un futuro van a formar parte de la policía iraquí, va a sufrir un vuelco cuando uno de estos hombres a su cargo, Ali, sea encontrado brutalmente asesinado. Tan solo con la ayuda de la joven Sofia Aqani, que actúa como intermediaria en este país que trata de recuperarse del conflicto en el que se ha depuesto al dictador Sadam Husseim, y la del antiguo agente de policía Nassir, podrá ir desenredando una tela de araña de lo más tupida y complicada.

En este segundo tomo se van a revelar muchas cosas, pero en primer lugar seremos testigos del brutal interrogatorio al que es sometido un Nassir roto de dolor tras los terribles hechos con los que se cerraban el libro anterior. Los agentes norteamericanos tratan de sacarle una información que no tiene sobre el enemigo número uno del momento, el jihadista Abu Rahim, que además de parecer que tiene que ver bastante con la muerte de Ali, el recluta, fue el principal ejecutor del ataque al auto en el que viajaba Sofia y que ha originado un terrible desenlace para la mujer.

Franklin, un misterioso tipo, entrará en escena. Se desconoce su procedencia, ni a qué servicio pertenece, pero consigue liberar a Nassir y que este recupere algo muy precioso para él y pueda darle sepultura. Su amistad con Chris se irá afianzando, ya que el policía comprende lo duro que han golpeado a este hombre que trata de expiar sus pecados del pasado, pero lo está haciendo de la manera más dura, perdiendo a los que más ama.

Las líneas parecen ir convergiendo y Sofía logra una cita con el peligroso terrorista, Abu Rahim, con el que inicia una tensa conversación en la que se van a revelar muchas verdades, dejando al descubierto que él no ha sido el instigador de muchos de los hechos que se le imputan. Y aquí es cuando la trama de este excelente thriller enmarcado en un conflicto bélico dan un sorprendente vuelco. El enemigo no es el que parece, sino que está más cerca de lo que pensamos y cuando, finalmente, el telón caiga y se exponga a los verdaderos culpables, ya nada volverá a ser igual en las vidas de Chris, Sofía y Nassir, que quedarán inevitablemente tocadas por la violencia y la desgracia…

El guionista Tom King nos plantea un argumento que le toca de lleno, ya que él mismo fue agente de la CIA, así que conoce demasiado bien de lo que está hablándonos. Y lo hace con el perfecto soporte gráfico del dibujante Mitch Gerads, como si de una serie de televisión se tratara, con largas escenas de diálogo en las que utiliza una rejilla de nueve viñetas con las que da la adecuada cadencia a estos momentos, para saber rematarlos con dobles splash pages o viñetas página que nos golpean con su crudeza. Y es que esta serie habla de la guerra, de los crímenes que en ella se cometen y de como un país invasor mueve los hilos a su conveniencia.

A finales del año pasado, siguiendo con las referencias televisivas, se anunció la “segunda temporada” de la serie con una imagen: En medio del desierto, la semienterrada placa de sheriff y, a lo lejos, en el cielo, un dron sobrevolaba el paraje. ¿Qué ha pasado desde entonces? Pues que gracias a la genial labor de Tom King (“Grayson”, Batman”) en las diferentes series que acomete le ha llevado a ser uno de los más solicitados guionistas del momento, si a esto sumamos el premio Eisner con el que se le ha premiado por su labor en una serie de la estimada competencia, obtenemos que King, junto a Gerads han comenzado una maxiserie de doce entregas protagonizada por Mister Miracle. ¡Casi nada! Ojalá que cuando la terminen regresen a las cálidas tierras iraquís para continuar narrando las peripecias de este ex sheriff.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


siete + = 8

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD