Mi vida en las viñetas

"Confesiones de un hombre en pijama", Paco Roca (Astiberri)

Ha llegado la hora de colgar el “mono de trabajo”. En este particular caso, el pijama. Con este tercer, y último volumen, Paco Roca remata esa curiosa autobiografía que ha ido compartiendo con nosotros, los lectores desde que la comenzara en el año 2011. Sus “memorias” y “andanzas culminan” con estas “confesiones”…

Y, como en el anterior tomo, las historias aquí narradas parten, la mayoría, de una anécdota aparentemente trivial, un hecho cotidiano, real, que nos puede pasar (y nos pasa) a todos y cada uno de nosotros, voyeurs de la vida de este Paco ¿de ficción? Un simple moco en la nariz del director de una entidad bancaria da para que el autor nos hable de la deuda con la que todos y cada uno, y una, de nosotros, habitantes de este planeta, nacemos. Y es entonces cuando Paco, el autor, muestra su desconcierto, su irritación y expone una queja: ¿Por que nuestras vidas, nuestra intimidad ya no nos pertenece? Poderosas corporaciones se venden unas a otras nuestros datos más personales, con el único fin de ofrecernos mil y un productos que, en la mayoría de los casos, no nos interesan. O, comenzando por las películas de Tarzán, termina por exponer como se ignoran las necesidades de los países más pobres y necesitados del planeta. Y bueno, ¿Qué decir de las empresas farmacéuticas? 

Dentro de la realidad que Paco Roca expone en estas historietas, hay una que me ha gustado especialmente. Se titula “El autor malabarista”, y en ella derriba de una vez por todas esa leyenda urbana que circula de boca en boca de los cientos de aficionados al cómic patrio, que piensan que ser autor de éxito en España es sinónimo de riqueza. Nada más alejado de la realidad. Como si de un remedo de la diosa hindú Kali se tratara, el autor de cómic está obligado a dividirse en uno y mil encargos que lo hagan llegar a final de mes, aunque muchos de ellos no le apetezca para nada hacerlos.

Pero, por supuesto, la fuerza de estas páginas reside en todas esas historias que, como si fuéramos amigos suyos de toda la vida, Paco comparte con nosotros. Esos despistes que forman parte de su día a día, la inseguridad (pese al éxito) que siempre lo acompaña, como su vida ha cambiado desde que es un padre de familia, una curiosa relación con las máquinas, su mala memoria… En fin, una serie de breves retazos que, colocados todos juntos y observados en la distancia nos ofrecen un sincero, y la mayoría de las veces, divertido retrato del autor.

Y, como dicen los yanquis, “Todo lo bueno tiene un final…” y aquí nos despedimos de este hombre en pijama. En un futuro próximo podremos ver su versión cinematográfica, dirigida por el propio Paco, en la que el actor Raúl Arévalo se convertirá en su alter ego, cediéndole el autor esa prenda tan apreciada. Pero antes de irse y cerrar la puerta, nos deja un regalo, una pequeña gran historia, muestra fehaciente de porqué Paco Roca es uno de los mejores narradores de nuestro país. No os voy a contar nada sobre ella, pero tan sólo diré que en “Como ondas en oposición de fase” os vais a encontrar con una anécdota, una confesión donde Roca se muestra más sincero que nunca y donde lo que se narra en las viñetas es un reflejo fiel de la realidad, algo que ha podido sucedernos a muchos de nosotros. Genial.

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


ocho − = 7

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD