¿El final del Diablo?

"Grendel de Matt Wagner vol. 4: Prime", VV.AA. (Planeta Cómic)

Un futuro muy, muy lejano.

La herencia, el vasto imperio levantado por el gran Grendel Khan Orión Assante permanece en pie, pero debido a la negligencia, el histerismo y la desconfianza de la actual regente, su viuda Crystal Kennedy, los cimientos de esta obra comienzan a resquebrajarse.

Y justo en ese momento sucede lo inesperado: Jupiter, el hijo pequeño y único heredero del anterior khan, es secuestrado por un misterioso personaje…

Aquí comienza una de las sagas más épicas de la ya larga historia de este título, gran obra coral  que, bajo la batuta de su creador Matt Wagner, llega a unas cotas de calidad insuperables, convirtiéndola, ahora que se cumplen treinta años de su creación, en una obra única, un moderno clásico de la viñeta.

El periplo del Joven Jupiter y su protector, ya que se trata del imparable ciborg Grendel Prime, será largo y lleno de peligros. La muerte los acechará en cualquier punto del globo: Estados Unidos, Africa, Europa… El singular dúo aprenderá a confiar el uno en el otro, en unas tierras en las que se encontrarán con la amenaza de humanos transformados por la radiactividad, vampiros y, sobre todo, la constante persecución de las tropas grendel que Crystal y su taimado primer ministro, Abner Heath, han enviado tras ellos.

Mientras seguimos la peripecia del niño y el grendel, también veremos como, poco a poco, la salud mental de la actual regente va mermando, ofreciendo la oportunidad perfecta a aquellos que anhelan su puesto de poder. Y, mientras tanto, en el refugio real de Dakota, la hermanastra de Jupiter, Laurel, termina prácticamente abandonada, con la única compañía de la guerrera Susan Veraghen, que se convertirá en su confidente, amiga y, con el tiempo, algo más.

Reservándose el asiento del guionista, Matt Wagner cede los lápices a Pat McEown, que regala a los lectores una saga en la que prima la acción y que se consume como una exhalación. Visualmente narrada con genialidad, durante sus diez capítulos seremos testigos de cómo ha cambiado el mundo de Grendel, esa demoniaca sombra que sigue empozoñando las vidas de todos los protagonistas. Es la herencia del Diablo.

Sin querer adelantaros más información, este “Hijo de la guerra” termina con una despedida, una partida que enlaza directamente con la novela que lo sigue, “Prime superado”, que está escrita por otro de los grandes guionistas del medio comiquero, nada más y nada menos que Greg Rucka (“Whiteout”, “Queen & Country”, “Stumptown”), que además de tener una larga y exitosa carrera en los cómics, es también un aclamado escritor (saga de Atticus Kodiak) y que se ha caracterizado por saber imprimirle un especial carácter a los personajes femeninos con los que trabaja. Y en esta ocasión no podía ser menos, ya que la protagonista de esta novela (ilustrada por Wagner) no es otra que la soldado grendel perteneciente al extinto clan Veraghen, cuyo único objetivo en la vida, en estos momentos, no es otro que encontrar al desaparecido Grendel Prime.

Los años han pasado y las tierras que recorre son aún más peligrosas, repletas de rebeldes, antiguos miembros de clanes que ahora, en medio del caos reinante, se han lanzado de cabeza al pillaje y el asesinato. Susan se irá abriendo camino, recabando información hasta que, en un momento especialmente peligroso, contará con la ayuda de alguien que se convertirá en su compañía en este duro camino en busca del paladín vestido de cuero y acero…

Una de las características más especiales que ha tenido este “mundo” creado por Matt Wagner ha sido que no ha habido un sólo protagonista, aunque la sombra de Grendel ha pivotado sobre todos los personajes, el reparto ha sido coral. Y con las últimas historias, cortas, que se incluyen en este cuarto y último volumen, bajo el título de “Buscar al Diablo”, conoceremos a otro buen puñado de personajes, todos empeñados en encontrar (como en la novela) al Grendel Prime: Wyotek Jones, un taimado mercader, que hace un secreto pacto con un ministro del gobierno de un Jupiter ya adulto, para encontrar al poderoso ciborg grendel. Pero no son los únicos, ya que las letales y crueles gemelas Session ya han sido contratadas para el mismo fin, así como un clon perteneciente a los Hitchcock, miembro de un clan especializado en estos menesteres.

Pero, ¿Dónde está y, lo más importante, que busca el Grendel Prime?

Y así llegamos al final de esta larga saga, y lo hacemos con un curioso regalo, un alfabeto en el que Matt Wagner nos presenta a los principales personajes de su genial creación. Un auténtico broche de oro con el que cerrar esta historia.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


− tres = 0

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD