It´s the end of the world as we know it…

"Gung Ho. Tomo 1: Ovejas negras", Benjamín von Eckartsberg, Thomy von Kummant (Dibbuks)

Parafraseando al grupo musical R.E.M. “Es el fin del mundo tal como lo conocemos…” De eso trata precisamente esta nueva serie publicada por Dibbuks: Una letal “plaga” ha diezmado a la población mundial, haciendo que muchas ciudades se hayan transformado en verdaderos cementerios. Es por ello que grupos de auténticos valientes, hombres y mujeres, han levantado emplazamientos, muy alejados de las urbes, en los que tratan de continuar sus vidas a la vez que sirven como vigías de los posibles ataques de esta sanguinaria plaga (imaginaréis que para conservar el suspense, no os dé muchos datos sobre ella…).

Pese a tratarse de una historia de corte bastante coral, este primer (y gran) volumen nos presenta a una pareja de hermanos, Archer y Zach Goodwoody, dos auténticos rebeldes a los que se traslada a el emplazamiento donde se va a desarrollar la historia, Fort Apache. Archer, el mayor de los hermanos es el cabezaloca de la familia: Chulito, no piensa las cosas dos veces a la hora de hacerlas y cada vez que ve unas faldas pierde el norte. Por otro lado, Zach, el pequeño, es más observador y, aunque él aún no lo sepa a ciencia cierta, lleva en su interior a un héroe…

Pero antes os comentaba el sentido coral de la historia, así que dejad que os presente a varios de los personajes que van a acompañar a los Goodwoody en esta nueva vida: La jefa de la comunidad, que vela por que todo funcione a la perfección, es la estricta Ava Kingsten. Junto a ella, siempre al acecho, el principal cazador de la colonia, Morgan Peterson, un tipo que donde pone el ojo pone la bala; Chris Williams es, podíamos decir, el “sargento de hierro” del lugar. Duro, inflexible… Es el encargado del entrenamiento de los muchachos. Y para finalizar, el oficial municipal de Fort Apache, el repugnante Sr. Bagster, un tipo corrupto que se servirá de su posición de poder para satisfacer ciertas “necesidades”.

Pero claro, los verdaderos “herederos” del lugar son los más jóvenes, todo el entrenamiento y el sufrimiento conjunto sólo estará compensado si pueden abrirse camino en el oscuro futuro que les espera: Comenzando por Celine, una chica débil, cuyos vicios la harán relacionarse más de lo debido con Bagster; Salim, un chico que hará las veces de guía para los hermanos el primer día de su estancia en la comuna. El grupo de completa con Liz, Sophie, Clarissa (que rápidamente se siente muy atraída por los encantos y la cara dura de Zach).

Pero claro está, por si la vida no fuera ya lo suficientemente peligrosa en el lugar, hay una pandilla de gamberros que les hace la vidaimposible a los chicos. Su cabecilla es Holden, el hijo de Morgan, que se aprovecha del poder de su padre para hacerle la vida imposible a los otros chavales y que, claro, verá amenazado su liderazgo con la legada de los hermanos Goodwoody.

Nos encontramos ante una historia de corte futurista, una distopía en la que las comunidades de supervivientes han regresado, por obligación, a la vida en  los campos y bosques, luchando contra la temible amenaza que vino del norte. En ella vamos a descubrir una galería de personajes, algunos con secretos, otros que descubrirán su verdadero papel en el devenir de la historia. Eso sí, una advertencia, no os encariñéis con ninguno, ya que la muerte aguarda en los rincones más insospechados… (Al final de este primer volumen encontrareis un completísimo dossier que disipará cualquier duda que tengáis sobre la trama y la elaboración del cómic).

Tanto el absorbente y original guion de von Eckartsberg, que te atrapa desde el primer momento, presentando a los personajes en dos pinceladas, como el potente dibujo de Thomy von Kummant, un derroche de color y detalle, que prescinde a propósito de la línea negra, creando unos ambientes únicos, convierten esta nueva saga que publica Dibbuks en uno de esos cómics a tener en cuenta y que, pese a tener algunos momentos algo duros, puede hacer las delicias de los lectores adolescentes.

Gung Ho es un grito, es la llamada de la aventura.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


uno + 4 =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD