¡¡Vote a Nadie!!

"La Patrulla Condenada Libro 3: Musculoso", Grant Morrison, VV.AA. (ECC Ediciones)

Este eslogan es la perfecta definición de la etapa del guionista escocés Grant Morrison al frente de la Patrulla Condenada. Una colección que, como su título indica, estuvo “condenada” al olvido editorial durante muchos años. Tan sólo el genio innovador de Morrison pudo recuperarla y dejar una etapa que se ha convertido en un clásico moderno de los comic-books norteamericanos, sirviendo como pilar del sello Vertigo, dentro de la editorial DC Comics.

Para ello el guionista utilizó una mezcla hasta entonces novedosa (ya la había empezado a aplicar en su genial revisión en la colección “Animal Man”), y consistía en mezclar a los supertipos, este grupo ya de por sí bastante extraño (un cerebro humano metido dentro de un cuerpo de robot, una misteriosa entidad, una chiquilla con cara de mono y un temible poder latente, una joven con una ingente cantidad de personalidades, un ex superhéroe y el líder del grupo, un genio en silla de ruedas) con situaciones que sobrepasaban lo surrealista, en ocasiones el terror más absoluto ocupaba las páginas de la colección y, en otras, un humor muy personal. Una mezcla explosiva que Morrison sabe adecuar a cada situación.

¿Y qué decir de las parte gráfica? Pues que casi todo el peso recae sobre Richard Case, que supo retratar a la perfección todas las situaciones y desquiciados personajes que surgían de la imaginación del guionista. Pero, en este tercer volumen, tendremos la suerte (coincidiendo además con el número 50 de la colección) de disfrutar de un auténtico pasacalles de dibujantes, a cada cual más interesante: Mike Dringenberg (“The Sandman”); Jamie Hewlett (“Tank Girl”), Steve Yeowell (“Zenith”), Ryan Hughes, Vince Giarrano… Un auténtico lujo visual.

Seguro que os estáis preguntando: “¿Y qué aventuras van a tener los protagonistas del tebeo?” Pues muchas, y muy locas, os lo aseguro. En primer lugar, conoceremos el origen supersecreto de un nuevo personaje que los acompaña, Flex Mentallo (con el que, por cierto, el propio Morrison junto a Frank Quitely realizó una miniserie que se cuenta entre lo mejor de la producción del talentoso dúo de artistas): En los sótanos del Pentágono norteamericano se esconde un secreto, algo que pretende borrar del mapa todo tipo de irracionalidad. Es el regreso de los Hombre de N.A.D.I.E. y Flex se encuentra sólo con Dorothy para enfrentarse a ellos… ¿Recuperará el musculoso hombre sus poderes? y, sobre todo, ¿Dónde diablos está el resto del equipo cuando se le necesita?

Como pequeño “respiro”, Morrison nos regala una historia de un sólo número, una pequeña joya en la que mezcla un alto nivel de sarcasmo con el mundo de los superhéroes yanquis. Nos presenta a El Cazador de Barbas, un vigilante (seguro que os recuerda muy mucho a cierto tipo apellidado Castle…) que recorre la ciudad cazando a los portadores de este accesorio capilar. Pero también conoceremos su identidad secreta que, bueno, hubiera sido mejor que permaneciera así…

¡Qué ocurre cuando el Cazador se encuentra con cierto genio en silla de ruedas que, oh, casualidad, tiene barba?

Como arco narrativo paralelo, hemos estado viendo que un misterioso tipo adquiere el cuadro de engulló a la Ciudad de la Luz y se lo lleva a su casa en Venecia. Pues bien, la gran saga con la que concluye este tercer tomo es el temido, y a la vez deseado, regreso de la Hermandad Dadá, esta vez con nuevos y letales miembros. Y será gracias a uno de esos extraños artilugios que nadie conoce, la bicicleta de Hofmann, que podrán huir de un primer enfrentamiento con la Patrulla Condenada para, acto seguido, contemplar estupefactos algo que nunca pensamos que podría suceder: El Sr. Nadie se presenta en las elecciones norteamericanas como candidato a la Casa Blanca…

Y como guinda a este bizarro pastel, una historia que homenajea a uno de los grandes de las viñetas norteamericanas, al más grande, a Jack “King” Kirby. Con unas curiosas versiones de cierto cuarteto, un surfista galáctico y su hambriento amo… No os doy más pistas.

Si os gustan las historias diferentes, en las que no sabes lo que te vas a encontrar al pasar la página, ésta es tu colección. ¡Lee y enloquece!

 

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


cinco + 1 =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD