Caminos que terminan, senderos que comienzan (y 3)

"El carterista vol. 2"; "Shingen Takeda, el tigre de Kai vol.4"; "La leyenda de Kujaku vol.1", Kazuo Koike, Goseki Kojima (ECC Ediciones)

“La venganza es un plato que se come frío”. Esta típica frase es el leiv motiv del protagonista de este manga, que en su segundo volumen llega a su conclusión. Resumiendo algo del anterior, contaros que Ankurô es un hábil carterista, entrenado durante años en secreto por una experta miembro de uno de los clanes de amigos de lo ajeno. En el corazón de aquel niño, ahora hombre, solo se guarda el rencor contra los hombres que violaron, asesinaron a su madre, y mataron también a su padre. Es por ello, que con paciencia y sus mejores estratagemas, ha conseguido las listas de los miembros de los dos principales clanes de carterista de Edo y alrededores, los Yuiren Kuromoto y Ukisu Nadoiya.

Al principio de este segundo volumen, el protagonista, An, se va a encontrar en su camino con Mondo Outan, un rônin errante que guarda una joya sin igual, codiciada por muchos de los ladrones, y que tiene una trágica historia tras ella.

Entre An y Mondo se inicia un juego del gato y el ratón para conseguir hacerse con la valiosa piedra, aunque al final, An defenderá al rônin y con una hábil táctica conseguirá engañar a la princesa que envía a los malhechores contra la pareja, dándole gato por liebre o, mejor dicho, azúcar por diamante…

Pero el camino debe continuar, y es así como Ankurô entra bajo el servicio de Kichi, el mojacamas, uno de los desaprensivos que mató a su pobre madre. ¿Y que mejor manera de vengarse de él que seducir a su mujer? Haciéndose pasar por un inocente joven, An conseguirá vencer a Kichi en su propio terreno, el de los robos, haciendo que fracase una de sus campañas de sustracción de agujas para el cabello.

Finalmente los dos hombres se enfrentarán en un peligros juego y sólo uno de ellos saldrá con vida.

Pero a medida que va llegando al final de su venganza, los enemigos son más taimados, como Bonkakku el ciego, un oponente con una cualidad única para vencer y localizar a sus enemigos. An deberá averiguar cuál es si quiere salir con vida de su enfrentamiento.

Y al final, el gran reto. Una vez localizados los tres malhechores que le quedan en su lista: Ichi de Nagoya, Tabasu el dormilón y Jô el seductor. Una vez más, el inteligente protagonista se valdrá de la mujer del primero, Ichi, para comenzar con su engaño, ya que se hace pasar por rasurador de las partes íntimas femeninas, lo que causa que los celos aparezcan en su marido.

Finalmente, el destino de los cuatro hombres, An y los carteristas, penderá de una cuerda.

¿Podrá ejecutar el protagonista su venganza?

Y de una historia de venganza y rencor, pasamos a la crónica de uno de los grandes estrategas nipones, el único que puso en un auténtico brete a Ieyasu Tokugawa, protagonista de otra de las famosas sagas creadas pro el Duo Dorado formado por los autores manga Kazuo Koike y Goseki Kojima, en el que éste era el coprotagonista, “Hanzô, el camino del asesino”.

A lo largo de los tres anteriores tomos hemos compartido batallas sangrientas, asedios, estrategias, a la vez que se desarrollaba la vida del protagonista, con la tragedia que supuso la pérdida de su esposa.

En este cuarto, la exitosa e imparable campaña contra Nobunaga continua, y son varios los puntos clave que van cayendo gracias a la habilidad en el campo de batalla del protagonista (el castillo de Futumaya, la batalla de Hikatagahara, la táctica del ataque con piedras…) y así se irá arrinconando a sus oponentes, que cuentan con momentos de increíble fortuna, como cuando la indiferencia de Ieyasu hace que los enemigos no lo ataquen, librándose con ello de una derrota segura.

Y cuando todo parece ir bien para el bando de Shingen, ocurre lo inesperado, lo terrible. Pero así es la vida, nunca sabemos lo que nos aguarda y el más poderoso y mítico general fallece, víctima de una enfermedad pulmonar.

Es el año 1573. Y las riendas de las casa Takeda pasan a su hijo, Shirô que es muy inexperto en el campo de batalla y desoyendo los consejos de los que lo rodean, se salta a la torera la tradición de respetar los tres años de luto preceptivo, lanzándose a la conquista de otras provincias.

Pese a que, gracias a la ayuda de hombres como Gusano, que utilizando sus conocimientos a la hora de cavar pasadizos, conquista otros emplazamientos, como el castillo de Takatensin, esta táctica no le va a resultar efectiva para siempre. Sus hombres son descubiertos y masacrados, y gracias a la efectividad y poder destructivo de los arcabuces, mueren muchos generales del ejército Takeda, decantando al balanza hacia Oda Nobunaga.

El epílogo de la historia no podría ser más triste y gris. Traicionado y abandonado por todos, Shirô le encarga a Konsuke que le construya un inexpugnable castillo. Así lo hace en Shinpu, pero la vida del lugar no va a ser muy larga, ya que es destruido, siendo pasto de las llamas.

Finalmente, el hijo del gran Shingen Takeda se queda junto a su mujer y su hijo, con el futuro del clan pendiente de un hilo.

Y, como reza el título de estas serie de reseñas, varias colecciones firmadas por el Dúo Dorado han ido finalizando en estos últimos meses. Pero, afortunadamente, el afán completista de la línea manga de ECC Ediciones nos trae una nueva obra en dos volúmenes, de la cual ha sido publicado el primer tomo: En “La leyenda de Kujaku”, Koike y Kojima introducen un elemento que hasta ahora tan solo habíamos visto, brevemente, en la saga de “Son Goku, el héroe de la ruta de la seda”… Y es la magia, las invocaciones, maldiciones, posesiones y todo lo relacionado con aquellos seres que tienen la capacidad de ejecutar tales acciones sobrehumanas, alejadas del entendimiento de las personas normales.

En un desértico paraje nos encontramos al protagonista de esta historia, se trata de Kurando Sahai, un rônin-ermitaño que tiene poderes, gracias a que sirve a Kujaku Myôô.

De forma inesperada e involuntaria se va a convertir en pieza esencial de la trama, ya que rescata a la bella Kai, una medium india que está a punto de morir. La atractiva mujer ha sido convocada por el anciano Masayoshi Hotta, ya que el shogun del lugar a fallecido sin poder elegir a su sucesor. ¿La solución? Revivirlo para que pueda señalar al nuevo sucesor.

Pero en esta historia que empieza a ser retorcida, debe de haber un villano principal, y no es otro que Kakubee Hiyô, que tiene sus propios planes y candidato para suceder al muerto. Es tal su nivel de maldad, que obliga al anciano Hotta a cometer sepukku y suicidarse. Menos mal que la pareja Kurando-Kai, utilizando sus poderes, resucitan al anciano y resuelven la situación.

Es a partir de este momento cuando la ira del malvado Kakubee es dirigida hacia la pareja que ha trastocado sus planes y que ahora se ha casado. Tendrán que enfrentarse a toda una serie de entidades sobrenaturales, demonios…

Pero el protagonista se guarda una importante carta en la manga, y es que no es tan sólo un pobre rônin. En el momento en el que revela su verdadera identidad, todos los medios disponibles se pondrán de su lado para esta lucha contra el Mal más auténtico.

Y por si esto fuera poco, la pareja se encontrarán con una temible epidemia de peste está arrasando la ciudad de Edo, enfermando a la mayoría de sus habitantes. Un pobre agricultor se convertirá en el peón del malvado Danikiten, que lo convence para que venda un papel con una frase que, aparentemente, cura al instante al enfermedad.

¿Lograrán Kurando y su mujer Kai terminar con el engaño que apunta directamente al shogunato y curar la enfermedad?

Una obra esta que posee todos los ingredientes que ha convertido a los maga del Dúo Dorado en los maestros del jidaimono, sólo que esta vez con el elemento mágico como principal protagonista.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


+ tres = 9

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD