El cuento de la princesa mimada

"Wonder Woman: La verdadera Amazona", Jill Thompson (ECC Ediciones)

Como si de biógrafos se trataran, los guionistas de comic-books americanos siempre intentan buscar esos espacios de tiempo que han quedado en el olvido, o bien no han sido retratados, sobre la vida de los héroes cuyas peripecias están narrando. En el caso de Wonder Woman, conocemos el origen de su nacimiento (aunque ha habido otros autores como Brian Azzarello o Grant Morrison que lo adaptaron) y de ahí, casi siempre, se salta a cómo Diana de Themyscira abandonó su hogar, Isla Paraíso, para conocer el mundo exterior.

Jill Thompson, maravillosa ilustradora, conocida mundialmente sobre todo por su creación La Bruja Madrina y la versión L´il que hizo de la peculiar familia de Sueño (“El libro de cuentos de los pequeños Eternos”), aunque con una larga carrera en el mundo de los cómics, nos da su personal visión de la infancia y juventud de esta princesa, cuya madre, la reina Hipólita la recibió como un regalo del taimado Zeus y disfrutó de una  existencia, a partir de entonces, entre algodones, viendo cumplidos todos y cada uno de sus deseos. Al fin y al cabo, ella era la única niña que había nacido entre el pueblo de las Amazonas.

Pero claro, este tipo de educación tiene sus inconvenientes, y seremos testigos de como la consentida Diana trata mal a sus sirvientas por una parte y, eso sí, a medida que va creciendo, adopta el papel de defensora y aventurera, enfrentándose a los ocultos peligros que escondía la ignota isla.

Y así va pasando el tiempo, y Diana ya es toda una muchacha cuando en su camino se cruza la joven Alethea, a la que no le importa que Diana sea la princesa, tratándola igual que a cualquier otra persona, sin tener en cuenta que pertenezca a la realeza. Obviamente, este comportamiento enfurece sobremanera a la egoísta Diana, que trata de ganarse la amistad de la chica narrándole las arriesgadas proezas que ha ejecutado y los maravillosos tesoros que ha encontrado.

Pero no será hasta que la malcriada princesa se ponga a su nivel, que Alethea empezará a hacerle caso. Pero justo entonces llega una fecha que permanecerá en el recuerdo de la protagonista de esta historia por el resto de su existencia, ya que es el día que su forma de ser cambió radicalmente y marcó su futuro.

La Conmemoración de la Guerreras es un gran torneo donde participaban multitud de amazonas, cuyos rostros permanecía tapados por una máscara dorada. Diana, en un momento, dado, viéndose su liderazgo amenazado por otras participantes, opta por liberar a todos los engendros que permanecían atrapados dentro del Cuerno de la Serpiente Plateada.

El resultado de esta acción terminará en tragedia, con la inesperada muerte de una de las amazonas. Pero cuando Diana retira la máscara del rostro de la mujer, su mundo se viene abajo…

Debido a este hecho, la reina Hipólita toma una severa y justa decisión, Diana deberá abandonar Isla Paraíso.

Y justo aquí, comienza la historia de Wonder Woman.

Resulta un placer para los ojos la versión que Jill Thompson nos regala sobre este personaje, sus páginas rebosan colorido y dinamismo. Y para los que quieran saber más sobre su método de trabajo, a modo de epílogo, la autora nos explica cómo elabora una página.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


nueve − = 3

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD