Hitler, ese hombre

"Hitler", Shigeru Mizuki (Astiberri)

Como él mismo confiesa en el epílogo de esta obra, al joven Shigeru Mizuki le obnubiló la figura de Adolf Hitler, su fuerza y convicción en el mensaje que lanzó a sus, por aquel entonces, aliados en el segundo mayor conflicto bélico que sacudió a la humanidad. Con el paso del tiempo, aquel “proyecto” de mangaka se dio cuenta de que tras esa impresionante y magnética fachada se escondía otro hombre y, por ello, a principio de los años setenta, cuando el editor de la revista en la que trabajaba (Shukan Manga Sunday) le encargó un nuevo trabajo, el autor no se lo pensó dos veces y se embarcó en una biografía fiel y lo más ajustada a la realidad sobre este dictador, el sujeto culpable del genocidio más terrible de la historia de la humanidad.

Pero, ¿Cómo era Adolf Hitler? ¿Fue siempre un líder seguido por las multitudes? ¿De donde surgió este sujeto que cambió el devenir de su nación? Y ésa es precisamente, al menos para un servidor, la parte más interesante de esta singular obra. Todos conocemos ya, una vez establecido en el poder, como fue la existencia del dictador, su amor por Eva Braun, los atentados contra su vida, las rencillas internas dentro de su círculo de poder, su odio por el pueblo judío, los campos de exterminio, el imposible ataque al pueblo ruso y, finalmente, su total derrota y suicidio en un aislado bunker en Berlin.

Pero toda historia tiene un principio.

El joven Hitler de principios del siglo XX era un tipo gris y apocado que vivía de una exigua pensión y del poco dinero que ganaba pintando cuadros de no demasiada calidad artística. De hecho, este camino lo llevó a convertirse durante una temporada a vivir en las calles, convertido en mendigo. Aunque, si algo tuvo en su vida fue suerte, porque si a lo largo de su existencia no se hubiera cruzado con ciertas personas, lo más probable es que hubieran encontrado su cuerpo sin vida en un callejón.

Pese a no ser un tipo especialmente dotado físicamente (de hecho, su extrema delgadez lo impidió en un primer intento), el joven Adolf se alista en el ejército y justamente ahí comienza a dejar constancia de su exacerbado sentimiento patriótico y su odio extremo por el pueblo judío. Milagrosamente, consigue que lo condecoren con el más alto honor militar de aquellos tiempos, la cruz de hierro. El tiempo pasa y se va rodeando de otras personas con pensamientos políticos y sociales afines, convirtiéndose en miembro del Partido Obrero Alemán, caldo de cultivo (pese a sus pocos miembros iniciales) de lo que en el futuro sería el NSDAP, partido nacionalsocialista o, como todos lo conocemos, partido nazi…

A partir de aquí la historia de Hitler se aceleró, acumulando éxitos políticos, no exentos de violencia en algunos casos, aunque en su vida personal seguía siendo un tipo bastante peculiar (por llamarlo de alguna manera…), con altos y bajos emocionales extremos. Como así lo demuestra la relación que tuvo con su joven sobrina Geli, a la que profesaba un amor total, demasiado tal vez y que, con el tiempo y la presión que ejerció sobre ella y sus relaciones amorosas, la llevó a tomar una decisión terrible, que sumió a Hitler en la más profunda de las depresiones.

Pero fiel a sus ideas, pudo recomponerse y seguir obteniendo más y más poder…

Como os decía anteriormente, el resto es Historia, la de un hombre que lo tuvo todo, que supo granjearse la confianza del pueblo alemán y cometer el mayor de los crímenes.

Shigeru Mizuki, uno de los grandes nombres del manga japonés (“NonNonBa”; la saga de “Kitaro” y su propia autografía, todas también publicadas en nuestro país por Astiberri) nos ofrece un relato objetivo, lo más cercano a la realidad del personaje, sobre una de las figuras claves del siglo XX y su Historia.

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


nueve − 9 =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD