Velocidad en la sangre

"Flash: Nacido para correr", Mark Waid, VV.AA. (ECC Ediciones)

La cadencia mensual (e incluso quincenal y semanal en ocasiones) de las colecciones de comic-book que se publican en los Estados Unidos hace que, por desgracia, la mayoría queden en el olvido. Es complicado mantener el pulso y la calidad durante tantos números seguidos y, sobre todo, con la presión creativa que supone, tanto para el guionista como el dibujante, ofrecer un buen producto a los voraces lectores. Es por ello que sólo un puñado de buenas historias merecen estar en el recuerdo, etapas de tal o cual colección que se salvan de la quema. Una de ellas es el “Flash” de Mark Waid, guionista que le dio luz al personaje y al cual acompañó durante ¡ocho años!, creando a una serie de secundarios y trayendo a otros del olvido, lo que hizo que las aventuras del velocista escarlata fueran las más demandadas por los lectores y el personaje se convirtiera en uno de los más seguidos.

¿Y qué podemos encontrar en el grueso volumen que publica ECC Ediciones? Pues el principio de todo, la génesis de la relación entre el guionista, antiguo editor, Mark Waid y el personaje, Wally West, que había recogido el manto de su tio Barry Allen cuando éste decidió sacrificar su existencia para salvar a la humanidad (y mucho más…), como pudimos ser testigos en la imprescindible saga Crisis en Tierras Infinitas (que también ha sido recopilada en un tomo por la editorial. Así que si no la habéis leído, ¡corred a por ella!).

Prologando la etapa de Waid, un número especial que celebra el 50 aniversario del personaje y en el que, desde un distante futuro, un viajero del tiempo ha de contactar con las tres encarnaciones que Flash ha tenido, Jay Garrick, Barry Allen y, finalmente, Wally West, si quiere eliminar a la temible amenaza de Mota. Pero la casualidad hará que, una y otra vez, fracase en su empeño, aprendiendo una lección. Y es que el héroe, a veces, está dentro de nosotros mismos. Junto a Waid, nos encontramos Mike Parobeck (“Aventuras de Batman); Len Strazewski; Irv Novick; Gerard Jones; Carmine Infantino; William Messner-Loebs; Grant Miehm y Tim Dzon.

Y ya centrándonos en la colección de la que Waid se hizo cargo a partir del número 62, comenzará, cómo no, por el principio. Un “Año uno” en el que Wally West rememora sus años como chaval, la mala relación con sus progenitores y el amor que sentía por su tía Iris, la novia de Barry Allen. Pero el chico tiene otra obsesión, y es el superhéroe Flash, cuya imagen venera. Será en unas vacaciones de verano cuando suceda lo imposible y se recree el accidente que hizo que Allen se convirtiera en el velocista. A partir de ese momento, el científico lo acoge como su sidekick, tratando de enseñarle la manera de manejar la velocidad.

Pero las cosas no serán fáciles para el muchacho, ya que cuando piensa que le tiene pillado el truco a sus poderes, tendrá que prescindir de ellos si no quiere quedar incapacitado para siempre. Sólo una situación extrema hará que tenga que usarlos y, definitivamente convertirse en el futuro portador de la velocidad.

A lo largo del resto de historias contenidas en este volumen, seremos testigos en un flashblack de las primeras aventuras de Kid Flash, que se enfrenta a Mr. Elemento y al peligroso Azul Cobalto, que pretende robarles los poderes a él y a su mentor.

Cómo no, el protagonista de esta colección tendrán la visita de otros héroes del extenso Universo DC, como el monarca de las profundidades, Aquaman. En una aventura que se inicia en un crucero de lujo, que termina de manera inesperada cuando irrumpe la villana Merodeadora Marina, que tiene planes para toda la tripulación…

El regreso del temible Abra Kadabra hará que las cosas se pongan feas para el Wally, que termina en un extraño y oscuro futuro en el que la individualidad no existe, dando la situación una curiosa vuelta y convirtiendo al hasta entonces villano, Kadabra,  en un rebelde contra el mandato del Cronarca.

La vida de Flash no para y en un divertido arco argumental compartirá aventuras con Green Lantern cuando la amenaza del gorila inteligente Grodd regrese para amenazar a la humanidad, ya que se ha aliado con otro enemigo del protagonista, Hector Hammond. Extrañas alianzas que terminarán en una lucha extrema entre humanos y super animales, entre ellos un can muy especial…

Para finalizar, El Alquimista le pondrá las cosas difíciles a Wally West, que sólo a base de ingenio podrá librarse del ataque de este maloso y, por si esto fuera poco, lidiar con sus problemas personales, ya que su novia, Linda Park, se marcha de la ciudad para siempre.

Mark Waid nos regaló a los lectores una bocanada de aire fresco, con historias divertidas, absorbentes, que han quedado como de las mejores en la historia del personaje.

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


8 × = sesenta cuatro

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD