Corazón roto, camino helado

"Kei, crónica de una juventud núm. 7", Kazuo Koike, Goseki Gojima (ECC Ediciones)

Si en los seis volúmenes anteriores hemos sido testigos de las mil y una andanzas del protagonista, cuyo nombre da título a esta saga, Kei; En esta séptima entrega, como ya se vislumbró al final del último tomo, conoceremos qué ha pasado con Karen, la huidiza amada del joven samurai: Después de serle entregada al temible Doshô Nakamachi, el bohachî (proxeneta) más poderoso, por Ukezu (cuyo sangriento destino quedará marcado desde ese mismo instante) vemos como el anciano tuerto le tiene preparada a la joven una formación que hará de ella una verdadera prostituta, un cuerpo dispuesto a servir a todos los hombres, sedientos de sexo, que quieran compartir el lecho con ella.

Pero las cosas no van a ser tan fáciles, ya que Karen, al igual que su añorado Kei, es incapaz de borrarlo de sus recuerdos y, pese a las una y mil torturas, la mayoría psicológicas, a la que es sometida por Doshô y las otras geishas, se mantiene cuerda y constante en su deseo de no olvidar al único hombre que ha amado… Tan solo la presencia de Tizón, un palanquinero que la lleva y la trae de un lugar a otro, hará que encuentre algo de solaz y tranquilidad, convirtiéndose éste pobre hombre en su confidente y amigo, aunque finalmente esta relación les acarree funestas consecuencias a ambos.

Y mientras todo esto ocurre, ¿Qué pasa con Kei? En este largo camino que está recorriendo conocerá a Konjac, La Morera, un sonriente hombre del que aprenderá no solo una técnica secreta de lucha, sino algo más.

Tras esto las cosas se complican para el protagonista, pues se debate entre la vida y la muerte en medio de un desierto helado y, pese al tremendo esfuerzo que hace para caminar, no puede más y finalmente cae rendido sobre la nieve. Menos mal que cuenta con la ayuda de su fiel escudero y amigo, el inteligente cuervo Yokutaro, que no se lo piensa dos veces a la hora de auxiliar a su amo, arriesgando si propia existencia.

La vida nos pone duras pruebas, y a una de estas tendrá que enfrentarse Kei con su salvadora, una mujer que responde al nombre de Oen y que lo recupera in extremis de los rigores de la congelación. Lo malo es que la solitaria fémina quiere un pago a cambio, un “emolumento” sexual.

Al mismo tiempo, Karen hace algo imperdonable con respecto al plan que ha trazado para ella el inmisericorde Doshô, por lo que la expulsa del prostíbulo, encontrándose ésta más desamparada que nunca.

¿Cuál será el destino de la desgraciada pareja de amantes separados? Tendremos que esperar, mordiéndonos las uñas, al próximo número.

!Una vez más, una magnífica obra surgida del talento del “Dúo de oro” del manga, Kazuo Koike y Goseki Kojima!

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


7 − = tres

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD