La esquiva musa

"Bárbara", Osamu Tezuka (ECC Ediciones)

A consecuencia de haber padecido una profunda depresión, el “Dios del Manga” Osamu Tezuka, que hasta entonces fue conocido por sus obras dirigidas sobre todo a un público infantil y juvenil (“Astro Boy”, “Kimba The White Lion”, “La Princesa Caballero”…) dio un volantazo a su carrera y comenzó a explorar la psique del ser humano, la voraz sociedad que nos rodea y todas las lacras habidas y por haber. El resultado de esto fueron obras tan geniales como “Alabaster”, “Oda a Kirihito”, “El libro de los insectos humanos”, “Ayako”, donde diseccionaba a su personajes y los introducía, la mayoría de las veces, en una trama policiaca o decididamente oscura.

Entre las más de 150.000 páginas que produzco durante toda su larga carrera, este periodo “oscuro” dio obras como “Bárbara”, donde Osamu Tezuka se zambulle de cabeza en el mundo de la creación y los artistas: Su protagonista, Jôsuke Mikura, es un cínico escritor, bebedor y que está pasando por un periodo de sequía creativa. Pero un buen (o mal, según se mire) día conocerá a Bárbara, una muchachita menuda, rubia, vagabunda y alcohólica. No sé si movido por la caridad o algún motivo oculto, el escritor la acoge en su casa, para arrepentirse casi al momento, ya que la chica es un auténtico desastre, un torbellino que sólo busca la compañía de una botella.

Poco a poco iremos conociendo la retorcida personalidad de Jôsuke, que padece una enfermedad psicológica que le hace tener ensoñaciones, visiones que lo llevan a meterse en más de un problema. A través de ellos, el autor explora desviaciones sexuales como la zoofilia y el fetichismo, o la confusión que puede producirse entre una bella vendedora de unos grandes almacenes y un maniquí. El sadomasoquismo también será retratado en estas páginas, cuando la peculiar pareja visite una de las representaciones de “El Teatro Negro”…

Y así la relación amor-odio entre estos peculiares personajes se irá haciendo más y más profunda, cambiando la vida del escritor, que sin saber cómo recupera las ganas de escribir, la pasión por narrar y gracias a ello el éxito absoluto regresará a su vida, aunque por otro lado, la huidiza Bárbara seguirá haciendo de las suyas, incluso llegando a introducir al personaje en una secta dedicada a la brujería, la magia negra (en estos pasajes, Tezuka nos da una auténtica lección rápida pero efectiva de este mundo y sus prácticas).

Pero lo que Jôsuke no sabe es que Bárbara no es sólo lo que parece, dentro de esa desvalida mujer se esconden algo más además de una fémina atractiva y la niña abandonada y vagabunda. Sólo ella tiene “la culpa” del vaivén de ideas para sus libros que, a lo largo de toda la historia, Mikura escribirá. Incluso el que resume toda su relación con Bárbara, un camino sin retorno del que el escritor no regresará, pese a haber querido alejarse de ella durante un tiempo, convertido en el marido y padre perfecto de cara a la sociedad.

Una lectura apasionante, mirada irónica sobre el mundo de la creación, el arte, donde sus protagonistas utilizan infinidad de citas literarias y poéticas en sus conversaciones. Todo cubierto por una pátina oscura y trágica. Sin duda, un Osamu Tezuka en plena forma, ejemplo claro del artista que revolucionó el medio en su país, sirviendo de inspiración para todos aquellos creadores que llegaron después.

 

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


− uno = 7

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD