Oriente y Occidente (1)

"Paletos cabrones", Jason Aaron y Jason Latour; "Crónicas de la Era Glacial 2", Jiro Taniguchi (Planeta Cómic)

Hace ya algunos meses que nació, dentro de la editorial Planeta, el sello que englobaba a los cómics, Planeta Cómic. Desde entonces nos han venido ofreciendo a los lectores un auténtico y variado menú que logra abarcar todos los gustos. Desde la gran epopeya cósmica enclavada dentro del Universo Star Wars, pasando por la BD francesa, el manga japonés de consumo masivo, junto a otras obras de autor y finalmente (y es de agradecer) series y miniseries publicadas en los Estados Unidos por sellos de referencia como son IDW Publishing y, sobre todo, una de las editoriales más interesantes del momento, Image Comics.

En esta primera entrega me gustaría hablaros de dos obras, una nacida en los Estados Unidos y la otra en el País del Sol Naciente, ambas diferentes, mucho, y con planteamientos y géneros que no tienen nada que ver entre sí. Entonces, ¿por qué comparten este espacio? Pues porque creo con sinceridad que, como dice el refrán, en la variedad esta el gusto y estás dos novedades pueden apaciguar las ansias de buenas lecturas de los aficionados a las viñetas.

“Paletos cabrones” es un cómic que le nace de las tripas a su guionista, Jason Aaron. Los que sigáis la trayectoria de este escritor nacido en el Sur de los USA sabréis que, además de su faceta superheroica (“Lobezno, “Thor”… ) tiene una más personal, y bastante más oscura (“Scalped”, “La herencia de la ira”…). De hecho, con el paso de los años se ha situado, por méritos propios, en ese invisible estrado compartido con otros grandes del noir en los cómics, como Ed Brubaker, David Lapham o Greg Rucka (por citar sólo a tres de ellos).

Pues bien, en esta serie nos narra lo que ocurre cuando a Earl Tubbs se le ocurre regresar al condado en el que nació, las tierras de Craw están emponzoñadas de odio, racismo, sangre y violencia. Y así se lo hacen saber a Tubbs, que pese a ser un tipo duro, conocerá su destino al final del primer arco argumental (tranquilos, no voy a desvelaros ningún spoiler…)

En este segundo arco, titulado “Fútbol” vamos a conocer un poquito (bastante) al malo de la función. Eulen Boss es el entrenador del equipo de fútbol americano del condado, los Runnin´Rebs. Esto en principio no tendría porque ser nada malo. El tema es que Boss (como su propio apellido indica) es el “Jefe” que maneja todos los chanchullos ilegales de la zona. Un auténtico bastardo sin corazón al que todos los habitantes del lugar temen…

Pero claro, dejarlo así sería quedarse en la superficie y Jason Aaron, si por algo se caracteriza, es por el perfecto retrato que sabe ofrecernos de sus creaciones. Y es por ello que viajaremos al pasado, a la juventud de Eulen, cuando era un auténtico pringado, despreciado por todos debido a su padre, un ladrón, alcohólico y pendenciero que había arrastrado el apellido de la familia por el barro.

Eso sí, el joven tenía algo muy claro, quería jugar en el equipo de fútbol. Y para ello, pese a todo y todos, lo intentará una y otra vez. Sufrirá en sus carnes las palizas más brutales, la mofa y befa de sus compañeros hasta que su camino se cruce con el de Ol´Big, un viejo ciego que sabe más de fútbol que todos los que lo rodean. Y justo en ese momento, la vida de Eulen cambiará (para bien o mal, os dejo a vosotros que lo juzguéis…)

Acompañado por otro sureño de pura cepa como es el dibujante Jason Latour, nos encontramos ante una de las mejores y más adictivas series que publica en estos momentos la editorial Image y que ahora tenemos la suerte de poder leer en nuestro país.

Y de ahí damos un tremendo salto en nuestro imaginario viaje y vamos a recalar en Japón. La editorial Planeta tuvo el honor de ser la primera que publicó una obra del mangaka Jiro Taniguchi en nuestro país. Aún recuerdo al tremenda impresión que sufrí al leer aquel “Almanaque de mi padre”, un manga diferente a todos los que había leído hasta entonces, en que su autor plasmaba con una tremenda sensibilidad gráfica y narrativa los avatares de una familia nipona. Quedé impresionado por este autor, y desde entonces he perseguido y comprado todo lo que se ha publicado de él por estos lares que, por fortuna, ha sido mucho, variado y bueno.

Cuando hablo de variado me refiero a manga histórico, de samurais, detectivesco, naturalista, gegika, etc… Creo que hay pocos géneros que se le escapan a este Maestro del cómic nipón. Y por si fuera poco, tenemos al suerte de que Planeta Cómic publique una de sus obras menos conocidas, la aventura de ciencia ficción ”Crónicas de la Era Glacial”. En el primer volumen, situado en un futuro distante, en un mundo helado, fuimos testigos del cataclismo que se iniciaba y a la huida desesperada de parte de los habitantes de la base Carbón Tarpa que, con pocos medios y arriesgando sus vidas, intentan llegar a la ciudad de Abyss…

La naturaleza se ha convertido en su enemiga, junto a los peligrosos animales (algunos de un tamaño ciclópeo) y el cambiante clima, en el que las plantas parecen tener vida propia y quieren regresar a la, hasta entonces, helada superficie.

El grupo liderado por el rebelde Takeru las pasará canutas en su camino de regreso a la gran urbe, en la que también están ocurriendo cosas extrañas. El gran ordenador central, Belle Mere, que hasta ahora controlaba todas las funciones del lugar, ha tomado conciencia de sí mismo y tiene un letal plan…

Mientras tanto, Takeru, Sandra, Dahal y el borrachín (pero gran piloto) Biro conseguirán, a duras penas, ir avanzando entre junglas letales, las enormes y peligrosas Gigas y sobre todo, la aparición de uno de los misteriosos Medishin, unos gigantes que despiertan tras un prolongado letargo y que parecen tener la llave que despertará una oculta “conciencia” que se esconde en Takeru.

Una obra ésta, en la que se nota que su autor se lo pasa en grande dibujantes enormes maquinarias, naves voladoras y monstruosos animales. Un sincero homenaje a uno de los autores de cómic más admirados por Taniguchi, como es Jean Giraud, Moebius.

Pues bien, las cartas están sobre la mesa. Ahora es vuestro momento pero, levantéis la que levantéis, os aseguro que pasaréis un muy buen rato de lectura.

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


cinco + = 10

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD