Faith no more

"Leyendas", John Ostrander, Len Wein, John Byrne, Karl Kesel (ECC Ediciones)

Resulta curiosísimo comprobar como, a finales de los años ochenta, los comic-books norteamericanos aún poseían esa “inocencia” que estaban a punto de perder, ya que sobre ellos se cerniría la sombra de autores apellidados Moore, Miller, Milligan, Gaiman, Morrison… Que cambiarían para siempre la forma de hacer tebeos de superhéroes. Pero es muy divertido disfrutar de una saga como esta “Leyendas” en las que los coloridos uniformes de los héroes aún se mezclaban con situaciones, algunas de ellas, que rozaban el surrealismo. En primer lugar conoceremos el malvado plan del maloso de turno, el pétreo Darkseid, que desde su ardiente atalaya situada en Apokolips ha tenido una singular idea: En vez de enfrentarse directamente a los héroes de La Tierra, uno de los pocos planetas que le quedan por conquistar, va a sembrar la sombra del odio entre los terráqueos, esos hombres y mujeres que hasta el momento han confiado en los tipos vestidos con capas y mallas.

¿Qué es lo peor que le puede suceder a un superhéroe? ¿Qué lo pateen? ¿Eliminen a sus amigos y familia?¿Expongan su identidad secreta? No, para nada… Lo peor es que la gente pierda la fe en ellos. Y para lograr este fin, el malvado tirano envía a uno de sus lacayos, Glorious Godfrey, que se transforma en un hiriente e insultante líder del pueblo, cuyas violentas arengas hacen que el odio comience a aflorar en los corazones de los hombres y mujeres. G. Gordon Godfrey es su nombre y supondrá una amenaza más letal que la kriptonita porque, ¿Cómo se puede luchar contra las palabras?

Saltando de un lugar a otro de la urbe, seremos testigos de los primeros ataques a los héroes del Universo DC: Firestorm se enfrentará a un flamígero gigante llamado Azufre, contra el que poco puede hacer. Mientras, Flash le da lo suyo al letal Deadshot, al que manda a prisión. Lo que él no sabe es que este hecho será de vital importancia para la creación de un nuevo supergrupo que a todos vosotros, voraces lectores, os va  a sonar muy mucho…

Aunque tal vez el superhéroe que más a sufrir en esta saga es el Capitán Marvel, que al invocar la palabra Shazam se transforma en un gigantón de gran poder. Poder que tendrá que medir a otra amenaza, la de Macro Man. Y la cosa no terminará bien para el segundo… Haciendo que Marvel revierta a su verdadera personalidad, el joven Billy Batson, que se hunde en el pozo de la culpabilidad.

Los planes de Darkseid parecen estar saliendo a la perfección, ya que poco a poco, con la ayuda de Godfrey y los medios de comunicación, se va a tachar a los héroes de auténticas amenazas, por lo que hasta el mismísimo presidente Ronald Reagan tendrá un papel importante en la narración, mientras le pide consejo a Superman.

Un tebeo coral éste que fue, tal vez, el final de una época, la de esos héroes coloridos, pero que supuso una primera piedra para la creación de dos importantes grupos dentro del Universo DC, el Escuadrón Suicida y La Liga de la Justicia. Todo ellos servido con talento por el grupo formado por los guionistas John Ostrander, Len Wein y al dibujo nada más y nada menos que uno de los creadores más activos del mundo de la viñeta norteamericana, John Byrne, que tras su larga estancia en la competencia recaló en DC para hacer tebeos que solo pueden calificarse como auténticos clásicos.

Dicen que la fe puede mover montañas, pero ¿Qué sucede cuando ésta se pierde?

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


uno × = 8

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD