Violencia en la sangre

"La Herencia de la Ira", Jason Aaron, Ron Garney, (Panini Comics)

Isom, Alford, Monroe, Ira, Ruben… Todos estos nombres de hombre pertenecen a los miembros de una misma familia, un linaje marcado por los hechos acaecidos años atrás, en el que una simple discusión entre vecinos terminó con sangre, en concreto con la de Erasmus Grievens. Y ya nada volvió a ser lo mismo para los Rath. Generación tras generación, había surgido una virus, una predisposición al asesinato… Hasta hoy.

Ira Rath es, para no andarnos con preámbulos, un asesino. Un tipo frío, incapaz de empatizar con los objetivos que le son señalados. Si tu nombre está en una lista, date por muerto. No habrá hombre o ejército que lo detenga. Tan sólo su propia salud parece estar jugándole una mala pasada y sabe que no le quedan demasiados días por tachar en el calendario, aunque él no lo toma mal y sigue con su eficiente “trabajo”.

Pero el destino es lo que tiene, y en ese hilo invisible que los une, volverá a encontrarse con la última persona del mundo a la que quería ver, su hijo Ruben, al que considera una medianía sin valor para enfrentarse a las situaciones duras que te pone la vida, un inútil. Pues bien, Ruben, desesperado por conseguir algo de dinero para mantener a su novia y al hijo de ambos que está a punto de traer al mundo, acepta uno de esos trabajos que, bueno, no creo que ninguno de los que estamos leyendo esto aceptaríamos… Y, como todos sabemos, lo que mal empieza, mal acaba, y el torpe Ruben termina por convertirse en el principal objetivo de un grupo de implacables asesinos a las órdenes del señor del lugar, el Jefe Polk.

Tened en cuenta que esta dura historia se sitúa en la América más profunda, donde el odio, el racismo, el machismo y la violencia está más arraigado (seguro que Mr. Trump tiene en estas tierras a una buena cantidad de votantes). Su guionista, Jason Aaron, nació en ellas y sabe muy bien de lo que habla, así que vamos a ser testigos de un relato de género negro en toda regla, un hardboiled directo a la mandíbula, que hará que en algunos momentos queráis retirar la mirada de la página, pero una lectura tan hipnótica como ésta os hará continuar hasta conocer el desenlace de esta historia de padres e hijos.

Jason Aaron se ha convertido por méritos propios en uno de los mejores guionistas que retratan el ambiente criminal, duro, de esos “otros” Estados Unidos. Tan sólo tenéis que echarle un vistazo a su obra magna, “Scalped”, o al particular “homenaje” que rinde a las tierras en las que nació en “Paletos cabrones”. Por si esto no fuera suficiente, lleva a sus espaldas unas meteórica carrera en el género super heroico, habiendo trabajado con personajes como Lobezno, Ghost Rider, X-Force y, en la actualidad, Thor.

Y no imagino a otro dibujante más adecuado para ilustrar las peripecias de los Rath que a Ron Garney, que aquí abandona el trazo luminoso de los tipos con mallas y capa (él y Aaron se conocieron gracias a las desventuras de cierto canadiense bajito y con malas pulgas…)  y se interna en la oscuridad con un trazo más rudo, recordando en algunas viñetas al Maestro Frank Miller (sobre todo en las portadas). Era un avance del estilo que adoptaría durante su actual permanencia en la colección de El Hombre sin Miedo, Daredevil.

Un cómic éste que hará las delicias de los amantes del thriller más extremo, que al ser publicado en su momento bajo el sello Icon de Marvel permite a sus autores narrar una historia sin concesiones, dura y con el sabor agrio de la pólvora. Un auténtico disparo.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


8 + tres =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD