Master Chef

"Food Wars", Yûto Tsukuda, Shun Saeki, Yuki Morisaki (Panini Manga)

Los que sois consumidores de Manga japonés ya lo sabéis de sobra y a los que no, es conveniente poneros en situación: El País del Sol Naciente cuenta con un número tan elevado y brutal de lectores de Manga que, lógicamente, los temas son prácticamente infinitos. Deportes variados (fútbol, baloncesto, esgrima, natación, ping-pong…), eróticos, románticos, humorísticos, de samurais, terror… Y así todos los temas y, algo muy importante, para todos. Desde el miembro más pequeño de la familia hasta el abuelete pueden tener su lectura. Seguro que conocéis la curiosa costumbre, tremendamente solidaria, que consiste en abandonar los mangas que ya han sido leídos en las estaciones de Metro, en un lugar establecido para ello, y que así posibles nuevos lectores puedan seguir con esa “invisible” cadena.

Pues bien, este Manga titulado “Food wars”, como podréis imaginar va de comida, de cocina y del buen yantar. Su joven protagonista es Sôma Yukihida, que se ha criado junto a su padre al calor de los fogones de la cocina del restaurante de barrio que ambos gestionan, el “Yukihita”. Al chico le gusta hacer experimentos, mezclar ingredientes y con el resultado obtenido, dárselos a probar a su amigos y clientes, lo que causa no pocos problemas, ya que este cocinero en ciernes tiene una manera bastante especial de saber lo que casa y lo que no…

Pero la vida de Sôma va a dar un inesperado vuelco cuando Jôichiro, su padre, el comunique el cierre temporal del negocio, ya que él se va a trabajar a los Estados Unidos. El joven deberá matricularse en intentar optar a un puesto entre el selecto y pijo alumnado de la mejor escuela de Japón, la Tôtsuki, un lugar exclusivo al que no es nada fácil acceder.

Para ello tendrá que “enfrentarse” a su alumna número 1 y examinadora, Erina Nakiri, nieta del fundador, Senzaemon. Erina es dura como el diamante e inflexible, decenas de esperanzados alumnos han mordido el polvo debido a su exigente paladar. ¿Podrá Sôma sorprenderla con el plato que está a punto de preparar?

En este tipo de manga, sus protagonistas siempre buscan al superación, la consecución de sus objetivos, sus sueños… Y lo hacen de una forma visualmente harto espectacular, muy propia del cómic nipón. Casi podemos ver como los platos vuelan, los cuchillos cortan el aire y los ingredientes son mezclados con precisión quirúrgica. Y todo ello con un estilo de manga tradicional, pero que en ciertos momentos optan por el humor más desenfrenado, todo ello bien salpimentado con unas escenas de lo más erótico (las reacción de Erina a los platos que la sorprenden y gustan rozan lo orgásmico).

En fin, si os gusta la Cocina (el volumen incluye alguna que otra receta) y el Manga (además de la historia principal, el tomo incluye varias narraciones cortas), este es el plato perfecto para vosotros, lectores y lectoras. ¡A comer se ha dicho! Ñam, ñam…

 

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


dos × 3 =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD