Efímera utopía

"La Virgen Roja", Mary M. Talbot, Bryan Talbot (Ediciones La Cúpula)

Esta historia comienza con un sueño, una idea y su atropellada (y aunque no la veamos, fallida) consecuencia. Franz Reichelt, un sastre, intentó algo que nadie antes había imaginado y fue, aunque él no llegó a saberlo, un pionero…

Pero el verdadero relato comienza con el encuentro entre dos mujeres: Charlotte Perkins Monique, defensora norteamericana de los derechos de la mujer y entusiasta lectora de las teorías utópicas, y la joven francesa Monique, cuya madre fue testigo de excepción en toda la conversación que se va a desarrollar y cuyo principal tema es la vida de una mujer, una luchadora incansable, Louis Mitchel.

La joven va a rememorar los terribles hechos que acontecieron en el momento en el que Paris se vio asediada por el ejército prusiano. Y por si esto fuera poco, el Gobierno en el poder poco o nada hacía contra esta amenaza. Fue en aquellos momentos cuando la leyenda de Louis comenzó a forjarse, ya que hasta entonces la mujer había tenido un papel totalmente pasivo ante cualquier hecho que sucediera fuera de la casa, la cocina y el cuidado de los vástagos. Louis Mitchel alzó su voz, en primer lugar contra el despiadado trato que sufrían muchas de sus congéneres, vecinas. Pero lo más importante fue que, tras el horror acontecido en las calles de la Ciudad de la Luz, creó una Comuna, en la que el hombre y la mujer eran iguales, no había nadie que estuviera por encima de los demás. Todo era de todos. Una utopía se hizo realidad.

Por desgracia, la cruda realidad vino a golpear directamente a este sueño, que fue eliminado con violencia y sangre.

La conversación fluye y viajamos a través del tiempo, como el protagonista del admirado escritor H.G.Wells, una de las lecturas favoritas tanto de Mitchel como de Charlotte Perkins, a la que conocería muchos años después.

Pero antes seremos testigo de la condena que le impone un tribunal a la protagonista, el exilio a la lejana isla de Nueva Caledonia, donde un golpe de suerte hace que no termine sus días en la penitenciaría de Dou, un lugar del que nadie regresaba…

Michel fue, ante todo, una autodidacta, todo lo que supo lo extrajo de la lectura. Los libros la acompañaron siempre, y esta ocasión no iba a ser una excepción. Así pues comenzó, con su rebeldía y tozudez, la educación de los habitantes de la isla, los kanakos, de los que también aprendería mucho (años después escribiría un libro sobre sus usos y costumbres) y a los que alentó en una revolución a pequeña escala.

A su regreso, Louise Michel ya era un símbolo de la lucha anarquista, y así continuó hasta el final de sus días.

Un detalle. no dejéis de leer las notas que acompañan al volumen. Además de interesantes, os situarán mejor en algunos momentos del relato.

Los autores de esta obra, Mary M.Talbot (historiadora y guionista) y su media naranja, Bryan Talbolt (de sobras conocido en nuestro país gracias a la saga de Luther Arkright) comenzaron el camino de retratar a estas valerosas mujeres, auténticos iconos de la batalla por la libertades y la igualdad, con la historia de la sufragista Sally Heathcote, también publicada por La Cúpula, y lo continúan ahora con el retrato de una mujer única, que dedicó su vida y esfuerzo a defender sus ideales, Louise Michel, La Virgen Roja.

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


nueve × = 9

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD