¡Viva la Imaginación!

"Philemón: Integral 1", Fred (ECC Ediciones)

Hagamos un breve viaje. Sin movernos del sitio, vayamos a esos años en los que éramos niños. ¿Cómo lo pasabais bien?¿Fuisteis de los que se pasaban las horas dándole al balón? ¿Os gustaba la lectura? ¿O podíais pasaros una tarde entera imaginando increíbles aventuras con una caja de cartón, unas tijeras y poco más? A medida que vamos creciendo, la mayoría deja en el camino esa facilidad infantil para imaginar, jugar juegos, crear situaciones que sólo están dentro de nuestras cabezas.

Por suerte, para los que aún mantenemos esa cualidad existen obras como ésta, “Philemón”, prácticamente inédita en nuestro país, por fin vamos a tener la suerte de disfrutarla (de disfrutarla como “niños”). Y es que en ella, su autor, el genial Fred, que comenzó a publicarla en 1965 dentro del magazine galo Pilote, volcó todos sus sueños, imaginación, locura, aventura y sobre todo, mucha pasión.

¿Y de qué va Philemón? Pues su protagonista, un chaval de pelo despeinado, que da nombre a la serie, vive en el campo junto a sus padres y su fuel borrico Anatole. Un lugar como otro cualquiera, ¿o no? El chico se va a encontrar con los insólito, lo extraño, a la vuelta de la esquina… Un enorme cocodrilo (¿en Francia?) que lo ataca, la puerta situada en un árbol que conduce a un circo subterráneo regido por un hipnotista…

Lo malo es que el siempre enfadado padre de Philemón no se cree nada de lo que su hijo le cuenta, tachándolo siempre de cabeza loca. Tan sólo su tío Félicien, que parece conocer ese “otro” mundo extraño, le da la razón y, de hecho, lo ayudará en más de una ocasión. Como por ejemplo con sus problemas con el tamaño, en los que sin saber cómo se convierte en un gigante y a su burro en una miniatura.

Pero estas primeras peripecias son tan sólo la punta del iceberg, porque la verdadera y gran aventura de Philemón comienza en “El naúfrago de la “A” donde, a través de un pozo, el muchacho accederá a un lugar la mar de raro, en los que la palabra ATLÁNTICO forman una serie de islas. En la letra A se encontrará con otro de los secundarios que serán fijos en la serie a partir de ese momento, el señor Barthélémy, un anciano que vive en este imposible paraje, en un fastuoso palacio rodeado por todas las comodidades y acompañado por su mayordomo, que resulta ser un centauro.

Y así, en este primer volumen, iremos de la mano del joven. Junto a él conoceremos la curiosa manera en la que se construyen los barcos, cómo hacer camping sobre las olas del mar, Philemon será sometido a juicio por unos tipos bastante peculiares y terminará encarcelado dentro de una cebra…

En estas paginas hallareis los imposible, lo surreal (algunos paisajes parecen salidos de la fértil imaginación de Dalí), el dadaísmo (de hecho su autor, Fred, fue amigo y colaboró en varias publicaciones con Roland Topor, una de las cabezas visibles de este movimiento). De hecho, si tuviera que pertenecer a un club, el joven se codearía con un tal Nemo y una gata bastante loca…

Abrid vuestra mente, volved a ser ese niño que tenéis olvidado y seguro que disfrutaréis.

Una obra maravillosa, que se lee de un tirón y que va destinada a todos los miembros de la familia, sea cual sea su edad.

 

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


× 3 = veinte uno

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD