Malas tierras

"Scalped: Libro dos", Jason Aaron, R.M.Guéra, Davide Furno, John Paul Leon (ECC Ediciones)

Bienvenidos de nuevo a Little Prairie, una reserva india donde malviven los descendientes del antaño orgullo pueblo guerrero Iakota. Las drogas y el alcohol corren por las venas de los jóvenes, que malgastan sus vidas en ambientes poco recomendables. Sólo los silenciosos ancianos observan lo que ocurre a su alrededor y conservan las ya olvidadas tradiciones.

Dashiell Caballo Terco ha regresado junto a su gente después de haber huido hace años, cuando era joven. Y los problemas se le amontonan, ya que su verdadera misión como agente encubierto del FBI es atrapar al dueño y señor de la reserva, Cuervo Rojo, un jefe indio que no sólo controla las finanzas y todos los chanchullos del lugar, si no que ahora es el propietario de un fastuoso nuevo casino con el que desplumar al hombre blanco, con el que todos los habitantes del lugar tienen una deuda pendiente imposible de olvidar.

Este segundo volumen de Scalped se divide en tres arcos argumentales, y preparaos porque vienen curvas: “Madres muertas”; “El tocador pisoteado” y “La grava en tus tripas”, además de dos historias autoconclusivas. En la primera seremos testigos de los sueños premonitorios que acechan al cada vez más angustiado (aunque quiera hacer creer lo contrario) Dash. El asesinato de su madre va a remover recuerdos que hasta ahora permanecían en el olvido.

Es por ello que el agente va a convertirse en el “ángel guardián”de un chico, Sheldon, cuya madre ha sido asesinada por esa bestia parda llamada Diesel, que además de creerse medio indio se ha revelado como otro agente encubierto por  Nitz, el inmisericorde jefe de Caballo Terco. La unión entre el protagonista y el muchacho se estrechará, pero como hemos podido comprobar en los números anteriores, la felicidad no es algo que abunde en estas tierras y finalmente la venganza hará que los hechos se precipiten de una manera harto violenta.

Es por este hecho y, sobre todo por el asesinato de Gina, la madre de Dash y antigua amiga y amante de Cuervo rojo, por lo que el jefe decide encargarle la resolución del caso al agente Caído, cuya sórdida historia conoceremos en otro episodio autoconclusivo.

Mientras, un destruido Dash va a dejarse caer en los brazos de su antigua novia, Carol, la hija de Cuervo Rojo. ¿Y qué ocurre cuando dos personas al límite se unen? Contestaos a vosotros mismos esta pregunta, pero os aseguro que la respuesta no es nada bonita…

Todo lo que está ocurriendo en la reserva llama la atención de unos socios de Cuervo Rojo y envían a un “delegado”para que supervise el lugar, el temible Sr. Brass, un chino cuya inquietante presencia ya da miedo de por sí, así que no os quiero decir nada de los métodos que utiliza para lograr sus propósitos o simplemente como “hobby”.

Y en el último arco, protagonizado por Cuervo Rojo, le será encomendada la tarea de portar el “saquito de alma” de la asesinada Gina. Pero para completarla no deberá hacer nada violento ni reprobable en los días que tenga el objeto. Como podréis suponer, para el tipo, que se toma muy en serio el encargo, no va a resultar nada fácil aguantar el tipo. Nada, nada fácil…

Creo que no me equivoco al decir que ésta fue la serie que cerró la, digamos, “primera gran etapa” del sello Vertigo. Los que hemos sido asiduos lectores de las obra publicadas en ella disfrutamos de maravillas como el “Sandman” de Neil Gaiman, “Hellblazer” por varios autores, “100 Balas” de Azzarello y Risso y tantas y tantas series, miniseries que, editadas con el buen criterio de Karen Berger, la auténtica “madre” tras el sello y, gracias a esto, se colmaron con las mejores críticas.

Con “Scalped” se cerró una época, Berger ya no es la editora de Vertigo y los tiempos, lógicamente han cambiado. Pero nosotros, los lectores, somos los auténticos afortunados por poder leer esta magnífica obra creada por Jason Aaron y R.M.Guéra, que en este volumen viene apoyado gráficamente por Davide Furno y John Paul Leon.

Si te gusta el relato criminal, el noir más oscuro, el más duro y seco de los harboiled, sumérgete en este mundo árido, peligroso y cruel.

 

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


seis × 4 =

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD