Dos números 2 por el Dúo Dorado

"Son Goku. El héroe de la ruta de la seda núm. 2"; "Kasajirô, el clava-tatamis núm. 2", Kazuo Koike, Goseki Kojima (ECC Ediciones)

Dentro de su línea dedicada al manga japonés, la editorial ECC está siendo extremadamente completista, dándonos más de una alegría a los lectores que hemos disfrutado, y seguimos haciéndolo con las historias narradas por esta pareja de genios nipones, guionista y dibujante, llamados Kazuo Koike y Goseki Kojima.

La segunda entrega de las peripecias de “Son Goku. El héroe de la ruta de la seda” comienza con una situación algo peliaguda para los protagonistas, ya que el terrible ermitaño Tessinha ha transformado a Sanzô, el monje budista y a  Hakkai el cerdo y Gojô el kappa en figuras de piedra, por lo que de repente Goku ha de enfrentarse en solitario a este problema…

Solo gracias a la intervención de Kôgaiji, el joven sobrino de Goku y, sobre todo, una campana de oro, podrá el curioso trío recuperar sus cuerpos originales. Aunque una vez llegados a la casa del chico, el lascivo monje budista Sanzô no podrá evitar deleitarse con al visión del hermoso cuerpo de la enferma madre del chico, Gesei Hinbi, lanzándose de cabeza a lo que más le gusta al orondo tipo, el sexo más desenfrenado, cosa que exaspera al pobre Goku, que intenta sobre todas las cosas permanecer lo más puro posible y no olvidar la misión que los ha llevado a acometer este viaje a la India: Encontrar unos sutras.

La cosa se va a complicar para el Rey Mono cuando aparezca la impresionante y bella diosa Kannon, que le confiesa su amor y le pide en varios ocasiones que compartan el lecho. Ante este inesperado hecho, el pobre Goku hará lo que pueda para librarse de ello, aunque él también tenga sentimientos hacia la deidad, pero que no piensa no poder afrontar debido a su condición de demonio.

Por si esto fuera poco, vamos a conocer las verdaderas y ocultas razones de Buda para la misión que les encomendó al grupo, por lo que se origina una temible batalla que implica a casi todo el panteón de divinidades. Mientras, en el seno del grupo habrá un cambio radical, del que no os voy a dar detalles para no romper el suspense…

Aventuras, mucho humor y una buena ración de erotismo en estas peripecias en las que acompañaremos a los peculiares protagonistas en su viaje.

Pero, he de confesar, que a mí lo que me vuelve loco de la obra de Koike-Kojima son sus historias de samurais, ronins… Y de eso vamos a tener mucho y bueno en el segundo y último tomo de las aventuras de Kasajiro, el clava-tatamis, el policía de resuelve misterios en la ciudad de Edo, con la inestimable ayuda de su esposa, la bella Shinko (de la que, por cierto, conoceremos el secreto del hermoso y misterioso tatuaje que decora su espalda) y sus dos ayudantes, Kondo y Saizô, al que todos conocen como “El caballito”.

Es curiosa esta historia, porque, a la vez que te va narrando intrigantes casos criminales que se suceden en la urbe, como el atraco al almacén de arroz, iremos viviendo junto a sus protagonistas el día a día de la relación de ambos, que en momentos se puede volver algo arisca, debido sobre todo al carácter de la Shinko o a los irrefrenables ataques de lascivia de Kasajirô, que trata de dejarla embarazada por todos los medios, aunque ello resulte infructuoso.

Además, también disfrutaremos con la aparición de otro de esos grandes personajes de este Dúo Dorado, se trata nada más y nada menos que de Asa, el Ejecutor. Este verdugo, que ante las peticiones de los condenados se muestra más que humano, accediendo a sus peticiones, siempre que tengan un fin positivo.

Y así, llegaremos a el último caso de este curioso policía, en el que contrarreloj, y con la ayuda de Shinkô, Kondo y Saizô tendrá que resolver y encontrar a un bebé que ha sido secuestrado. El tiempo corre en contra del grupo, que teme por la vida del infante, pero la resolución de este caso será la más satisfactoria de todas, porque pondrá fin al gran problema de la pareja, la búsqueda de la paternidad.

Si no conocéis la obra de estos dos genios, os insto a que le deis una oportunidad, ya que no sólo disfrutaréis con las peripecias de sus protagonistas, si no que vais a aprender muchas costumbres de aquellos tiempos ya lejanos.

Una maravilla, ¡por duplicado!

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


9 × = treinta seis

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD