¡Alienígena, vete a casa!

"Marvel Gold. Los Vengadores nº5: La Guerra Kree-Skrull", VV.AA. (Panini Comics)

No sé si alguna vez os habéis parado a pensarlo, pero todos aquellos que comenzamos a leer siendo muy pequeños, hemos ido construyendo dentro de nuestra cabeza una invisible biblioteca que atesora todas aquellas lecturas que nos entusiasmaron desde nuestra más tierna infancia. En sus inexistente estantes, podemos encontrar aquellos cuentos ilustrados que la mayoría de las veces nos leían nuestros padres con infinita paciencia. Más tarde, ya en solitario, pudimos disfrutar de aquellas novelas juveniles que tanto nos engancharon y, sobre todo, el descubrimiento que fue (para muchos y muchas) el mundo de los tebeos. Perdernos entre aquellas coloridas viñetas, de la mano de un galo con mucha fuerza, o compartir aventuras con un rubio reportero y, cómo no, vivir una y mil aventuras junto a los protagonistas de los tebeos de superhéroes.

Y una de aquellas grandes sagas que va a permanecer para siempre en nuestra memoria es la contenida en este grueso tomo. Todos la conocemos como La Guerra Kree-Skrull, y en ella, los mayores héroes del Universo Marvel, se van a ver inmersos en un conflicto intergaláctico que se inició cuando aún el hombre se asemejaba al simio…

Pero todo comienza con un fugitivo Mar-Vell, o Capitán Marvel, el kree que desde que llegó a la nuestro planeta se ha esforzado por defender el bien, aunque al principio de esta historia se vea perseguido por Los Vengadores, que sospechan de él. Ni siquiera Rick Jones, que comparte con él un enlace muy especial, podrá ayudarlo cuando es atrapado por el temible Ronan el Acusador, que tiene un plan en mente, algo que involucra a toda la humanidad desde el principio de los tiempos y que puede suponer la definitiva victoria del pueblo kree sobre sus enemigos naturales, los skrulls que, como todo buen lector de Marvel sabe, llevan intentando conquistarnos desde aquellas primeras aventuras de los 4 Fantásticos… Y creo que recordareis cómo terminó la cosa, ¿no?

Es curioso, porque en estos primeros números incluidos en el volumen, los componente del grupo de héroes no son los típicos, que no aparecerán hasta más tarde: la Visión, La Bruja Escarlata, Quicksilver, Goliat. Pero en pocas páginas y debido sobre todo a lo rápido que se suceden los hechos, vamos a acostumbrarnos a su presencia sin casi echar de menos al Capitán América, Iron Man y Thor, miembros fundadores de Los Vengadores.

Y es en medio de estos hechos cuando hace su aparición un personaje que les va a hacer la vida muy difícil a los protagonistas, y no se trata de un supertipo. Su nombre es H. Warren Craddock, y con sus públicas peroratas en contra de los héroes, va a conseguir que vayan a juicio. Pero tras este tipo tan poco agradable se esconde un secreto que no se va a desvelar hasta el final de la saga y que os va a dejar a todos con la mandíbula descolgada.

El principal hacedor de la calidad de las aventuras aquí narradas es ni más ni menos que Roy Thomas, uno de los más grandes guionistas que dio la Casa de la ideas. Un tipo que empezó desde abajo, comenzó siendo un fan y poco a poco, fue subiendo escalafones en la editorial, hasta convertirse en un escritor de referencia.

Y junto a él, unos dibujantes en estado de gracia, de los mejorcito de aquellos tiempos gloriosos: La pareja de talentosos hermanos John y Sal Buscema y, sobre todo, y creo que gracias a él recordamos tanto esta saga, uno de los grandes nombre de la Historia de los comic-books, Neal Adams. Su entrada en el número 93 de la colección hace que gráficamente ésta de un vuelco (sin que con esta opinión pretenda desprestigiar al resto de los autores que en ella intervinieron) y se convirtiera en un clásico instantáneo. Resulta imposible borra de mi memoria (de mi personal “biblioteca” el recuerdo de la historia “Viaje al centro de la Visión”, en la que Thomas hace un guiño a Isaac Asimov).

Más tarde los protagonistas, ya unidos al Capi, Tony Stark y el Hijo de Asgard, viajarán al espacio y conocerán a las malas el secreto que se esconde en el plan de Ronan y la Omnionda, que puede decantar el conflicto entre las dos facciones hacia un lado u otro.

Implicados también en estos hechos estarán los misterioso Inhumanos, que tiene mucho que ver con los Kree… Y conoceremos el pasado y los oscuros hechos en los que se vieron implicados Rayo negro y su hermano, Maximus.

Y finalmente, todo se solucionará por el sacrificio de un humano. No os diré quién, pero la conclusión de esta apasionante historia os dejará pegados al asiento, os lo puedo asegurar.

Pero las aventuras de los mayores héroes del planeta no terminan ahí, ya que tras la marcha de Roy Thomas, tomó las riendas de la colección Steve Englehart que junto a un buen grupo de dibujantes, entre los que estuvo otro genio de las viñetas llamado Barry Windsor-Smith, narró el conflicto de los dioses, el regreso de los eternos enemigos de los perseguidos mutantes, los terribles Centinelas, así como la aparición del mayor enemigo (al menos en aquellos tiempos) de La Patrulla-X, el amo del magnetismo, ¡Magneto!

No lo demoremos más, pienso que lo mejor es que os tiréis de cabeza a estas coloridas y emocionantes aventuras que, como viene siendo costumbre (y se agradece) vienen acompañadas por infinidad de textos que nos ponen en situación, así como galerías de portadas, ilustraciones, etc, etc…

Los que no lo hagáis hecho, seguro que al terminar su lectura le reserváis un lugar en vuestra particular “biblioteca”.

 

 

 

 

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


5 + = once

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD