Con dos paletas y una bolita

"Ping Pong", Taiyô Matsumoto (ECC Ediciones)

Vamos a hacer una pequeña prueba: Os propongo una lectura, probablemente inusual para la mayoría de vosotros. Es un manga japonés y trata sobre… Ping Pong. ¿Qué, cómo os quedáis? Imagino que pensaréis que se me ha ido bastante la olla. Pues no, como tendríais que saber, la industria del cómic en Japón es brutal, vendiéndose millones de ejemplares de los pequeños tomos, que incluso circulan de mano en mano, ya que cuando sus lectores los terminan, los dejan en sitios específicos del Metro para que otros puedan disfrutarlos. Digamos que se trata de una filosofía de “usar y tirar”, sin el componente coleccionista que caracteriza a muchos de los consumidores de tebeos occidentales.

Pero volvamos a la pregunta, ¿Ping Pong? ¿De verdad dos tipos jugando con una pelotita da para narrar una historia, y no digamos una que te mantenga enganchado a las viñetas? En el País del Sol Naciente hay un manga para todos, desde los más jóvenes a los más ancianos: Los temas son casi infinitos, amoríos, aventura, terror, panaderos, jugadores de ajedrez y los deportes. Baloncesto, fútbol y, sí, ping pong.

Pero claro, la calidad de una obra se mide por la valía del autor que la realiza, y en este caso nos encontramos ante una de las primeras obras de uno de los genios del cómic nipón, un autor que rebosa personalidad y al que se reconoce con sólo mirar una de sus viñetas: Taiyô Matsumoto.

ECC Ediciones nos hace un poquito más felices con la publicación de ésta y otras obras del autor (“Sunny”, “Go Go Monster”) en el que está empezando a ser uno de los catálogos más variados y de más calidad de los que se publican en nuestro país. Desde luego, el criterio de ECC como editorial, a la hora de elegir las obras a publicar en la línea manga es muy personal, cosa que es de agradecer.

Pero vayamos al lío o, mejor dicho, a la presentación de esta historia con el deporte de fondo. Conozcamos a sus dos protagonistas, Makoto Tsukimoto, al que han apodado Smile precisamente por lo poco que prodiga una sonrisa. Es un chico introspectivo, que pertenece al Club Katase, que no está viviendo una de sus mejores épocas, deportivamente hablando. Smile no termina de explotar el gran potencial que posee como jugador, algo que siempre le está recriminando su mejor amigo, Yotaka Hoshino, Peko. Este joven es todo lo opuesto a su amigo: alocado, parlanchín y también un buen jugador de ping pong.

Queda poco tiempo para que se celebre el gran torneo de institutos y en este primero volumen comenzaremos a conocer a algunos de los temibles oponentes de otras escuelas, como Wenge Kong, procedente de China y que es prácticamente imbatible. Así como a Rýûichi Kazama, al que apodan Dragón, otro hueso duro de roer. Ambos pertenecen al instituto Kaiô.

Pero el verdadero gran momento de esta primera entrega llegará cuando el entrenador Koizumi, un curioso tipo que guarda un secreto, pretende convertir a Smile en ese gran jugador que aún está por eclosionar. Para ello lo somete a un duro entrenamiento, cuya culminación será un terrible “duelo” entre profesor y alumno, en el que seremos testigos de la increíble habilidad el anciano y, sobre todo, del verdadero “monstruo” del ping pong que Smile ha guardado en su interior durante todo este tiempo…

El autor, Taiyô Matsumoto narra con una impresionante fluidez, ofreciéndonos unas composiciones de página muy personales y un retrato de los personajes a los que conoceremos con una par de pinceladas.

¿Qué, os pica la curiosidad?

 

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


+ 5 = catorce

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD