Flores para Elenore

"Último sábado de soledad", Jordan Crane (La Cúpula Ediciones)

Voy a confesaros algo sobre mi método de trabajo a la hora de realizar una reseña: En primer lugar, claro ésta, leo la obra (el cómic en este caso). Dejo que las ideas maceren en mi cabeza, casi siempre a partir del título del escrito y, al día siguiente, siempre a primera hora de la mañana, plasmo mis pensamientos sobre el teclado del ordenador.

Pero claro, siempre hay excepciones. Y este “Último sábado…” es una de ellas. El cartero me ha entregado el sobre donde ha llegado hace media hora escasa y no he podido evitar, debido sobre todo a su pequeño tamaño, el empezar a ojearlo… En fin, las reglas que nos autoimponemos están para que las saltemos y una vez colocadas las gafas de leer (sí, amigos, la presbicia hace tiempo que entro en mi vida…) me he lanzado dentro de esta breve narración, pero no por ello menos grande. En ella conocemos a su protagonista, al que con un par de pinceladas es presentado: Vive solo y hay algo de desorden a su alrededor (los platos y tazas del fregadero necesitan una urgente limpieza). Pero él, en camiseta y calzoncillos, parece estar ajeno a todo esto. Su atención se centra en una carta que le trae recuerdos del pasado, de Elenore, su Elenore. La mujer a la que más amó y que, como ya habréis supuesto, no está.

El pasado ataca al protagonista, llevándolo a rememorar momentos felices junto a su amada, detalles que él siempre compartía y que a ella la llenaban de gozo. Así hasta que llega al cementerio, donde deja las cartas y un frondoso ramo de flores. El lugar está prácticamente desierto, por lo que el hombrecillo se deja llevar por el dolor del recuerdo, del amor perdido. Entonces sucede lo inaudito…

Y hasta aquí puedo leer y contaros. El resto de la historia, esta “picto novela” (debido a la casi nula existencia de diálogos ni texto, algo parecido al también magnífico “Set to sea” de Drew Weing) que, con una impresionante economía de medios donde las onomatopeyas, esas grandes olvidadas en la inmensa mayoría de cómics de hoy en día, y una narración clara y diáfana os va a llevar por el camino de la nostalgia a todos los que tengáis seres queridos a los que hayáis perdido. Pero, a la vez, resulta inevitable esbozar una ligera sonrisa, algo triste, por el inesperado desenlace. Me apuesto lo que sea a que no vais a poder evitar emocionaros con esta obra.

El autor de esta joya de las viñetas, Jordan Crane, artista norteamericano independiente, que comenzó autoeditando la antología NON en 1996. A partir de ahí ha sido merecedor de varios premios en el mundo del diseño y el cómic. Después de un par más de números y un traslado a Massachussets, comenzó a trabajar con la extinta editorial de cómics Highwater Books, con la que publicó ésta, “Último sábado de soledad”,  su primera novela gráfica. Después ha realizado “Col-Dee”, al historia de un chaval de siete años durante dos días de su vida. Su última obra ha sido “The Clouds Above”, una narración de corte fantástico donde plasma las peripecias de Simon y su gato gigante.

Dicen que las grandes fragancias vienen en frascos pequeños. He aquí un perfecto ejemplo de ello.

 

 

 

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


+ 6 = catorce

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD