Hijos de un dios mayor

"Wonder Woman: Hierro", VV.AA. (ECC Ediciones)

Que te adjudiquen relatar las aventuras de un personaje hiperconocido, seguido por miles de lectores, debe de suponer uno de esos momentos en los que la satisfacción se mezclan con un sudor frío que te recorre la espalda. Y es que es complicado, después de decenas de números, infinidad de guionistas y dibujantes, encontrar ese nuevo ángulo inexplorado, ese resquicio argumental a través de cual poder narrar algo novedoso. Y me refiero a DC Comics, no a cualquier editorial…

Pero claro, estamos hablando de un guionista de raza como Brian Azzarello, que pese a haber logrado sus mejores momentos dentro del género negro (“Jonny Double”; “100 Balas”; “Brother Lono”) estuvo realmente inspirado a la hora de plantear el argumento de esta Wonder Woman de la ya extinta “Nuevos 52″ (ya sabéis que las grandes majors norteamericanas se sacan de la manga un “cambio radical”, reinicio, megasaga, o como queráis calificarlo, en cuanto ven que las ventas no acompañan) en la que tenía que “presentar” al personaje, como si toda la historia y vivencias que habíamos leído en el pasado no hubieran existido. Un reboot en toda regla.

Y lo hizo bien, muy bien, planteado un culebrón familiar que envolvía a los hijos del promiscuo Zeus, que había plantado su semilla en multitud de ocasiones, dejando un buen número de hijos, semidioses o, como en el caso de Diana, una guerrera amazona. Sí, amigos, la protagonista no nació del barro… Toda esa historia era una mentira ideada por su madre para ocultar su verdadero origen.

En fin, cosas de padres e hijos.

Y para ir abriendo boca, una de esas historias desconocidas, en las que el equipo creativo indaga en el pasado de una joven Diana y su relación con Guerra.

En este nuevo volumen, el tercero de la saga, nos encontramos con la protagonista acompañada en un curioso grupo por otro hijo del mismo padre, el pétreo Lennox, la vengativa Hera, que se está dando cuenta de que los humanos no son tan malos y Zola, la madre de ese niño, el último vástago de Zeus, el objeto de deseo de todos los implicados en esta trama, repleta de traiciones, secretos y el regreso de otro de esos hijos, el más letal y vengativo de todos, el Primogénito, cuyos restos descansaban enterrados en la Antártida y que ahora regresa con una sola idea en su mente, hacerse con el control del Olimpo (ocupado ahora por Apolo y hermanos), borrando de la faz de la Tierra a todo aquel (o aquella) que se le oponga.

Las cosas no estarán fáciles para la amazona, y en el camino conocerá a más miembros de esta desestructurada “familia”: Siracca Y Milan, que le ofrecerán pistas de donde ha escondido Hermes al desvalido bebé.

Y por si esto fuera poco, en medio de la nada se abre un “boom túnel” y aparece uno de los Nuevos Dioses, Oríón, que va a ser uno de los aliados de Diana en la conclusión de esta historia.

Todo ello servido con la maestría de un cuarteto de dibujantes de lujo, compuesto por Cliff Chiang, Tony Akins, Amílcar Pina y Goran Sudzuka. que no podían retratar de mejor manera las aventuras de esta “nueva” Diana, Wonder Woman.

FREEK! te recomienda:

José Luis Vidal

Cómo si del Tío Gilito se tratara, vivo sumergido entre cientos de cómics, libros, deuvedés, figuras de colección, cedés... Pero si no fuera así, no sería yo, así que siempre quiero MÁS, MÁS y MÁS!!!!!! (Se admiten donaciones y/o regalos)


Deja tu comentario


− siete = 1

Si, esto esta orgullosamente hecho con Wordpress | Deadline Theme : An AWESEM design

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD